Los thrashers californianos Viking vuelven a la escena musical con «No Child Left Behind«, su primer disco de estudio en más de dos décadas.

La formación angelina comenzó su andadura en 1986, publicando su disco debut, «Do or Die«, en 1988. Al año siguiente llegó «Man of Straw«, y tras varias giras, la banda se separó en 1990. La principal razón del divorcio fue que el vocalista y guitarrista Ron Daniel Eriksen y el batería Matt Jordan se convertieron al cristianismo y consideraron que el grupo y su nueva fe no eran compatibles.

Tras años de silencio, y gracias al apoyo de los fans, Eriksen y Jordan resucitaron a Viking en 2011, realizando varios conciertos y publicando el disco recopilatorio «Metal versus Straw» en 2013.

«No Child Left Behind» es el resultado de la vuelta de Viking a los estudios. El tercer disco de la banda saldrá a la venta el 4 de marzo, y estas son la portada y el tracklist:

viking no child left behind

1. 9:02 On Flight 182
2. By The Brundlefly
3. Blood Eagle
4. Debt To Me
5. An Ideal Opportunity
6. Eaten By A Bear
7. Wretched Old Mildred
8. A Thousand Reasons I Hate You
9. Helen Behind The Door
10. Burning From Within
11. An Ideal Opportunity

Ron Daniel Eriksen, miembro original de la banda, ha grabado este álbum junto al bajista Michael Gonzalez (Dark Angel) y el batería Gene Hoglan (Dethklok, Dark Angel, Strapping Young Lad).

Se puede reservar una copia del disco en la página web oficial de Viking.

El grupo ha publicado un vídeo en YouTube donde se puede escuchar un adelanto de cada uno de los temas del disco. Lo podéis visualizar a continuación:

El vocalista y guitarrista Ron Daniel Eriksen recientemente ha concedido una entrevista a The Metal Crypt sobre los temas de este nuevo lanzamiento, y ha declarado lo siguiente:

La canción «An Ideal Opportunity» tiene, seguramente, la letra más transparente que he escrito nunca. He luchado contra la depresión crónica durante toda mi vida, es algo que ocurre químicamente, y he aprendido a reconocerlo como lo que es. Es como una tormenta que viene y me envuelve en la oscuridad por unas horas o unos días y luego desaparece, y ya está, ya me encuentro mejor. Un día decidí que si iba a aguantar esa mierda, al menos podía hacer una canción sobre ella. La próxima vez que llegó la tormenta, comencé a escribir todo lo que sentía en ese momento.