Desde los tiempos del Inner Circle y el asesinato de Euronymous han pasado muchos años que para Varg Vikernes han sido entre rejas. Desde 2009 está en libertad y ha establecido su residencia en una zona rural de Francia, donde vive con su mujer y sus cuatro hijos. En este tiempo ha publicado tres discos (“Belus” en 2010, “Fallen” en 2011, y “Umskiptar” en 2012) y está preparando otro más actualmente.

Aún así, la polémica nunca ha dejado del todo a Varg. En 2013 se le detuvo acusado de planear una masacre ya que fue uno de los receptores del manifiesto de Anders Breivik, el asesino que puso una bomba en Oslo y asesinó a 77 personas en Noruega en julio de 2011, en la conocida como “matanza de Utøya”, aunque él condenó este acto en su web. Fue puesto en liberad tras dos días retenido porque no habia indicios de su implicacion.

Ayer se iniciaba un proceso judicial en contra de Varg Vikernes por incitación al odio racial y exaltación de crímenes de guerra. Estas acusaciones vienen a raíz de algunos posts en Thulean Perspective entre marzo y junio de 2013. La fiscalía pide una pena de 4 a 6 meses de prisión, más una multa de 5.000 euros. La sentencia se dictará el 8 de julio. Si resultase culpable no iría a prisión a no ser que cometa otro delito.

Parece que la defensa del noruego se basará en negar ser el autor de los posts  ya que, asegura el cantante y compositor, la policía secreta noruega ha confirmado la existencia de hasta 350 personas que se hacen pasar por él. Además aludirá a la facilidad que hay hoy en día para abrir un blog.