El pasado sábado Sevilla recibía una esperada visita, la gira de Stravaganzza “El Regreso”. Os contamos lo acontecido en la sala Custom.

La apertura de puertas estaba programada para las nueve de la noche aunque finalmente se retrasó unos minutos. La inmensa cola que aguardaba en la calle por fin pudo tomar posesión de la sala poco antes de las nueve y media y esperar pacientemente al comienzo del show.

En este caso, como en toda la gira no había bandas invitadas por lo que la noche era entera para Stravaganzza. Los conocedores de la sala Custom éramos escépticos en cuanto al tamaño del escenario sevillano para acoger a semejante cantidad de músicos y bailarinas. Finalmente la formación sacrificó parte de su sonido para poder aprovechar al máximo las medidas del tablero. No llevaban amplificadores en el mismo y la batería de Carlos Expósito estaba ubicada en la parte izquierda del escenario y junto a ella el puesto del teclista (Eloy Terrero).

Stravaganzza - Alex Márquez Photo

Stravaganzza – Alex Márquez Photo

Bajo y guitarra rítmica, Patricio Babasasa y Migueloud respectivamente, se situaban delante de la batería en uno de los márgenes del escenario. Pepe Herrero estaba en la parte contraria y en el centro, tras un pequeño atril estaba el puesto de Leo Jiménez. Atrás a la derecha, sobre una pequeña plataforma se encontraban Beatriz Albert y Miguel Ángel González, coristas y además violinista también éste último. De esta manera quedaba un espacio bastante amplio en el centro para que Zarina y sus bailarinas llevasen a cabo sus performances en algunos de los temas del repertorio.

Stravaganzza - Alex Márquez Photo

Stravaganzza – Alex Márquez Photo

Como ya sabíamos por la entrevista que le hicimos a la formación, el show estaría dividido en cuatro actos, correspondientes con sus cuatro trabajos editados y las distintas etapas de la banda.

Así daba comienzo el primer acto, el más corto de todos y el que nos serviría para ir entrando en materia. Una introducción con voz en off daba paso a unas bailarinas con alas negras entre las cuales se encontraba una con alas rojas, simbolizando a un fénix, en clara alusión a la vuelta de la banda a los escenarios.

Tras la performance comenzaba el show con el tema “Dios”, uno de los más antiguos y conocidos de la formación. Le seguía “Y En Soledad Me Lamento”, que servía de calentamiento para la banda y el público. Para “Mi Tempestad”, un grupo de almas condenadas unidas con cadenas invadía el escenario mientras Stravaganzza interpretaba el corte.

Stravaganzza - Alex Márquez Photo

Stravaganzza – Alex Márquez Photo

Hay que destacar la pose de los integrantes de la banda. Me aventuraría a decir que Pepe Herrero no cambió de expresión en todo el concierto, lo cual es una parte más del espectáculo, claro está.

Zarina, vestida de blanco y con un velo o pañuelo con letras escritas, sale a escena. Mientras realiza su actuación una voz en off introduce el segundo acto que empezaba con el tema “Esperanza” entre los aplausos del ya emocionado público. “Pasión” es una de las canciones más conocidas y para su interpretación la formación contaba en el escenario con las musas del arte, ataviadas de accesorios relativos a las distintas disciplinas artísticas.

Stravaganzza - Alex Márquez Photo

Stravaganzza – Alex Márquez Photo

Otro de los puntos álgidos del segundo acto fue la interpretación de “Nostalgia”, durante la que Pepe Herrero le robaba el sitio a Eloy Terrero tras el teclado. Tras este tema Leo introducía uno de los temas más esperados de la noche y que más éxito les dio en su momento. Se trata de la magnifica versión de “Hijo De La Luna” de Mecano.

Con el público en lo más alto y entre aplausos terminaba el segundo acto y se bajaba la intensidad de las luces para dar paso a una comitiva de bailarinas vestidas de época con calaveras y faroles, como si de un entierro se tratara. Comenzaba el tercer acto, que se corresponde con “Requiem”, quizás el trabajo más oscuro de Stravaganzza hasta el momento.

Stravaganzza - Alex Márquez Photo

Stravaganzza – Alex Márquez Photo

Sonaba el tema que abre el disco, “Deja De Llorar”, también uno de los éxitos de la época ante un público ya entregado. Tras éste, Leo aprovechaba para hablar de todas aquellas personas que se han quedado en el camino, como por ejemplo Chester de Linkin Park o la persona a la que originalmente se dedicó la canción que iba a sonar, el productor Big Simon. Era el momento de interpretar “Grande”.

Con Natalia Barrios y su magnífico bodypainting al estilo de una catrina mexicana empezaba otro de los cortes más conocidos del disco, “Máscara De Seducción” acogido de muy buena gana por el respetable. Acto seguido llegaba el momento del que para mí es el tema más emotivo de la carrera de Stravaganzza (y también uno de los más largos). Me refiero por supuesto a “Requiem”, para cuya interpretación volvían al escenario Zarina y sus bailarinas, ataviadas con unos cuadros que se asemejaban a lápidas de algunas mujeres célebres de finales del S.XIX o principios del XX tales como Isadora Duncan, Alice Guy o Mary Shelley. Una de ellas portaba un cuadro con un texto de título “requiem”, como el tema que estaba sonando. Momentazo en la noche sevillana que será difícil de olvidar.

Stravaganzza - Alex Márquez Photo

Stravaganzza – Alex Márquez Photo

Pepe volvía a hacerse cargo del piano para el tema “Inmortal”, que cerraría el tercer acto de forma magistral.

Tras una nueva intro con Natalia Barrios en el escenario, Leo anunciaba que había llegado el momento de hacerle justicia a “Raíces”, el último trabajo de la banda que no pudo presentarse en gira como es debido ya que ésta cesó su actividad unos meses después de su lanzamiento, en 2010. Además nos contó que planean reeditarlo pronto.

“Cuestión De Fe” inauguraba este último acto, seguida de “Sin Amar” en la que de nuevo salía a escena el cuerpo de baile, esta vez con unos paraguas con motivos alusivos a Edgar Allan Poe (cuervos, relojes,…). Para “Impotencia II” la banda solía contar con Mero Mero de Cuernos de Chivo, aunque en esta ocasión no pudo venir, por lo que llamaron al escenario a Mr. Corpa, voz de la banda Malnacido. La formación se desató para este tema y pudimos ver al Leo más irreverente de la noche.

Stravaganzza - Alex Márquez Photo

Stravaganzza – Alex Márquez Photo

El cuarto acto se cerraba con “Raíces”, corte que da titulo a su último trabajo. Tras él la banda se despedía y se bajaba del escenario.

Minutos después volvían a salir para rematar la faena con dos versiones de temas bastantes conocidos en la historia musical española como “Desátame” de Mónica Naranjo, de cuya banda de directo había dos personas en el escenario aquella noche y “Vivir Así Es Morir De Amor” de Camilo Sesto, ambas bien recibidas por la audiencia que no quería que el show terminase finalmente.

Stravaganzza - Alex Márquez Photo

Stravaganzza – Alex Márquez Photo

Las catorce personas que integraban el show se abrazaban y se despedían del público sevillano, más de 600 personas, firmando uno de los shows más especiales de este otoño en la capital andaluza. Sin duda un privilegio haber podido presenciarlo.