El 4 de noviembre salió a la venta el segundo álbum de Trallery a través del sello discográfico Art Gates Records. “Spiritless” fue grabado en Psychosomatic Recording Studio, mezclado y producido por Miguel Angel Riutort (más conocido como Mega).

Para quien no tenga aún el placer de conocerlos, Trallery es un grupo mallorquín con influencias thrash que debutó a nivel internacional en el Wacken Open Air de 2013, tras ganar la Wacken Open Air Metal Battle. A pesar de su juventud, tienen un talento extraordinario que, junto a su esfuerzo, les ha ayudado a darse a conocer rápidamente fuera de su isla natal. Muchos han sido los conciertos que han realizado fuera, gracias a los que se han ganado un nombre en la escena del metal.

Su primer disco, “Catalepsy“, fue editado en 2013. Realmente desde su primer trabajo hasta ahora podemos notar una importante evolución en el grupo. Mientras que en su predecesor encontramos trazos más ochenteros, probablemente influenciados por grandes ejemplos a seguir como Metallica, Megadeth o Slayer, en “Spiritless” apreciamos toques más oscuros, capaces de llegar incluso a la rama más extrema del metal. Aunque hemos de reconocer que ambos discos utilizan el tema bélico como fuente de inspiración en algunas canciones, “Spiritless” nos ofrece un enfoque más introspectivo a nivel personal. También nos encontramos con más momentos de transición, aprovechados para exprimir la parte instrumental al máximo, sobretodo para destacar los solos de guitarra de Biel, que sin duda deleitan al público.

Este gran trabajo empieza con el tema que le da nombre, “Spiritless“. Las notas arrancan con fuerza, dándonos una idea bastante aproximada de lo que nos vamos a encontrar a lo largo del disco. Un riff arrollador acompañado de un potente estribillo que critica la falta de personalidad y el poco poder de decisión a nivel individual del ser humano. Trallery nos recuerda la constante involución a la que nos vemos sometidos, invitándonos a no ser parte de esa masa “incapaz de pensar”.

Abominate” se caracteriza con ese toque oscuro del que hablábamos lineas atrás. Nos ofrece un ritmo más pesado, es decir, menos rápido pero más contundente. Nos transmite la desesperación que sentimos al no poder huir de nuestros demonios internos.

La tercera canción del disco, “Evil Pride“, pretende introducirnos en la mente del soldado aéreo que lanzó la bomba sobre Hiroshima, ofreciéndonos un hipotético punto de vista desconocido por la mayoría. La letra nos invita a ponernos en la piel de alguien que debió de luchar contra los terribles cargos de conciencia que supone hacer algo en contra de la voluntad de uno mismo. En esta canción Biel nos regala un solo de guitarra que nos produce una sensación de caos interno, simplemente sublime.

Scarvenger Crow” nos trae esa pizca de esperanza necesaria: ante una difícil situación siempre hay una salida. Es un tema que gana rapidez de forma progresiva hasta llegar a un sonido más pesado que sin duda nos obligará a cabecear sin parar, dando paso a “Unknown confusion, una de las canciones del disco más influenciada por la linea del thrash. Nos ofrece unos cambios de ritmo perfectamente estructurados y al mismo tiempo inesperados. Para nosotros sin duda uno de los estribillos más pegadizos.

Hidden scar” cuenta con la colaboración en las guitarras de Jovan Milosevski. En este tema Humberto nos da a conocer unos registros de voz que no llegó a sacar a relucir en “Catalepsy“. El grupo nos sorprende con influencias death bastante marcadas que nos dejan boquiabiertos, mientras Biel no deja de lucirse con unos acordes increíbles.

Con “Hollow Stare” suenan notas largas de guitarra y una voz melódica (intercalada con algunos toques más pesados) que Humberto tenía bien escondida a lo largo de este álbum. Un solo increíble y unas baterías bien marcadas hacen de este tema una obra de arte difícil de olvidar.

En “Keep Your Eyes Open” destaca potencialmente el bajo. Volvemos a tener un tema thrash agresivo y contundente en el que destaca bastante el sonido de los platos de batería, aunque Hunt To Kill la supera. En esta canción, Sebas se luce con la batería, especialmente con el doble pedal y la guitarra continua en su linea.

Llega la balada, “Time Is Over“, y con ella la calma tras la tormenta, al menos durante los primeros minutos. La guitarra acústica no se hace esperar poniéndonos la piel de gallina. No puedo evitar mencionar que para mí es una canción indispensable en el álbum y no exagero al decir que nada tiene que envidiar a la mítica “One“.

Por desgracia lo bueno se acaba y llegamos a la canción final del disco, “The attraction remains”, un corte un poco más clásico y probablemente más cercano a los Trallery de “Catalepsy“, sobre todo porque durante el primer riff no podemos evitar recordar el temazo “In The Wings Of The Night” de su anterior álbum.

A esto se le llama evolución y buen trabajo. Definitivamente es una obra maestra de la que no podéis prescindir ya que no os dejará indiferentes. Por supuesto, no esperábamos menos de ellos, así que desde Metal Sound os animamos a disfrutar de este álbum.

Os recordamos que “Spiritless” estará disponible a nivel internacional a partir del 25 de noviembre.