Por segundo año consecutivo y además en las mismas fechas, la veterana banda alemana Scorpions visitaba nuestro país, esta vez en ciudades que no suelen estar en el circuito habitual de las grandes bandas, como es el caso de Torrelavega (Cantabria) y Mérida (Badajoz). Os contamos lo acontecido en la ciudad extremeña.

En el caso concreto de Mérida, el concierto de Scorpions era el encargado de dar comienzo al Stone And Music Festival, un ciclo de conciertos de todos los estilos musicales que tendrán lugar en la capital extremeña en el mes de septiembre, aunque como excepción inauguraban el festival el 14 de julio con tres bandas de hard rock sobre el escenario.

Abrían la descarga los emeritenses Bucéfalo que con sus más de treinta años en los escenarios hacían gala de ser los más “jóvenes” de la velada, cosa que no les pasaba desde hacía 14 años según Carlinos Masegosa, el peculiar vocalista de la banda. También estuvieron en Mérida los cordobeses Medina Azahara, que ya abrieron para Scorpions en su ciudad natal.

Bucéfalo - Alex Márquez Photo

Bucéfalo – Alex Márquez Photo

Con un sol abrasador y en un recinto que antaño acogiera a grandes de la escena como Iron Maiden o Slayer, daba comienzo a las 19:45 el show de los locales Bucéfalo, que como hemos dicho cuentan con casi 35 años de trayectoria y cinco discos de estudio, siendo el último “Sin Ringá”, de 2016. En su trayectoria han sido y son acérrimos defensores de la cultura extremeña y de su habla, el castúo, autodenominando su estilo musical como “rockastúo”. Interpretaron temas como “El Embargo” , con la letra en castúo del poema del mismo nombre de José María Gabriel y Galán, “El noviajo”, “Juera d’aquí” o “Sentimientos”, en la que Carlinos se calaba una boina. No faltó “Rocinante”, versión de Asfalto que movilizó al público. Solo quedó un tema en el tintero que no pudieron interpretar por falta de tiempo.

Tras un breve intervalo el escenario quedaba preparado para el concierto de Medina Azahara, que siguen con la gira de su “Paraíso Prohibido”, aunque como suele ser habitual en los conciertos de los cordobeses, no faltaron los clásicos como “Palabras de Libertad”, “Sé de un Lugar” o “Tierra de Libertad”. El público acompañaba y coreaba todos sus temas, especialmente dos de sus versiones más conocidas: “El Lago” y “Abre La Puerta”, ambas de Triana.

Medina Azahara - Alex Márquez Photo

Medina Azahara – Alex Márquez Photo

Tuvieron que acortar su setlist para no acumular mucho retraso y por eso se notó la ausencia de “Velocidad” o “Paseando Por La Mezquita” aunque sí sonaron “Aprendimos a vivir”, “Córdoba”“Necesito Respirar” y “Todo Tiene Su Fin” para cerrar la actuación.

Con casi una hora de retraso con respecto al horario establecido se dejaba a punto el escenario para la salida de Scorpions, con un gran telón que anunciaba la llegada del Crazy World Tour, que aparentemente no tiene nada que ver con el disco lanzado por la banda hace 27 años, del que solo interpretaron dos temas.

Tras la caída del telón y una introducción en vídeo saltaban al escenario con “Going Out With a Bang”, uno de los temas incluidos en su último trabajo “Return To Forever”. Tanto el escenario como la elección de los temas fue similar al del concierto de Córdoba del año anterior con alguna ligera variación y alguna sorpresa.

Continuaban el show sin intención de bajar el pistón con temas de “Animal Magnetism” y “Love at Firt Sting” como “Make it Real”, “The Zoo” o “Bad Boys Runnig Wild”que situaban una sonrisa en las caras de los asistentes más veteranos. “Coast To Coast” nos brindaba una imagen curiosa como poco, con todos los miembros de la banda, a excepción de Mikkey Dee sobre la pasarela con guitarras -y bajo-, incluso Klaus Meine.

Scorpions - Alex Márquez Photo

Scorpions – Alex Márquez Photo

Este tema instrumental servía de transición para  uno de los momentos  especiales de la noche. La banda intepretaba un medley de temas de los años 70 con “Top of the Bill”, “Steamrock Fever”, “Speedy’s Coming” y “Catch Your Train”.

Volvía a sonar uno de los temas nuevos, “We Built This House”, primer y más sonado single de este último lanzamiento que satisfizo a los fans más recientes de la banda. “Delicate Dance” bajaba el ritmo, dándole protagonismo a Matthias Jabbs, que contó con el apoyo en el escenario de su técnico de guitarra, Ingo Powitzer, que suele participar con él en este tema. Tras este corte se daba paso a un íntimo y emotivo medley acústico con “Allways Somewhere”, “Eye Of The Storm” y “Send Me And Angel” para el que Mikkey Dee bajaba a la pasarela junto a todos sus compañeros para tocar una reducidísima batería.

“Wind Of Change” volvía a encender los ánimos de los asistentes que encaraban la recta final ya con optimismo. En este punto Klaus presentaba a Mikkey Dee como miembro oficial de la banda y aprovechaban para hacer un sentido homenaje a Lemmy Kilmister, antiguo compañero de Dee en Motörhead interpretando el tema “Overkill”, que sonaba extrañamente bien teniendo en cuenta la diferencia de voz entre Klaus y Lemmy.

Scorpions - Alex Márquez Photo

Scorpions – Alex Márquez Photo

Mikkey no paraba y se marcaba un solo de batería en el que la plataforma sobre la que se asienta se elevaba lentamente, proporcionando un magnifico juego de luces. “Blackout” y “Big City Nights” cerraron el repertorio de los de Hannover, que se bajaban del escenario regalando púas y baquetas a diestro y siniestro.

No acabaría la noche ahí, ya que volvían a subirse al escenario para cerrar con tres temas más, clásicos todos. Sonaron “Comin Home”, “Still Loving You” dedicada al publico emeritense y la archiconocida “Rock You Like a Huirricane” con la que la banda terminaba, ahora ya si, el concierto por todo lo alto.

En resumen, unas 10.000 personas pudieron disfrutar pese al calor de una de las bandas más longevas de la historia del rock y de dos grandes bandas de apoyo.