2 de octubre, noche de viernes en Sevilla, la ciudad abarrotada y dispuesta a disfrutar de su Noche en Blanco, repleta de eventos entre los que se encontraba por pura casualidad una velada muy especial en una de las salas más importantes del sur de España, la Custom. Se trataba del concierto en acústico de Orphaned Land acompañados de la coral Stimmgewalt y con Molllust y Leaves como teloneros.

La noche se preveía única, aunque también hay que decir que al ser un concierto fuera de los cánones normales del rock/metal y conociendo el funcionamiento de la escena metalera, este que os escribe iba preparado para cualquier panorama posible. La asistencia fue escasa, en torno a unas 70 o 75 personas en el momento de mayor afluencia, pero esto fue cuando los cabezas de cartel estaban sobre las tablas.

Leaves

No tuvieron la misma suerte los chicos de Leaves que comenzaron su actuación a la hora prevista con un publico discreto formado en su mayoría por la gente de las otras bandas, los compañeros de prensa y alguno de los asistentes mas tempraneros. Disfrutamos de seis temas adaptados al formato acústico cuyo broche final fue “Honestly”, con el que la banda se despidió del publico y aprovechó para lanzar algunos agradecimientos a sus compañeros de cartel, al público y a los promotores.

Molllust

Llegaba el turno de Molllust, que salían a escena con una formación reducida, tan solo Lisa, Sandrine, Luisa, Janika y Frank ya que prescindieron de Clemens Frank (batería) y Simon Johanning (bajo) en esta gira. Aunque el crédito de Janika Groß y Frank Schumacher es amplio (ambos militan en la formación alemana Haggard) yo personalmente tenia muchas ganas de ver si esta atrevida propuesta daba o no la talla ante el publico sevillano. Y la dieron sobradamente. Janika, con su teclado en el centro del escenario hizo alarde de una gran voz que junto con la teatralidad con la que interpretaba los temas bien podríamos haber estado en la ópera de Viena y no en la sala Custom.

Molllust

La actuación de los alemanes se extendió a lo largo de 8 temas y nos regaló momentos especiales y divertidos. Tras “Unschuld” llegaba “König Der Welt”, en la que Frank se ponía una corona y se paseaba por el escenario tocando la guitarra junto a sus compañeras. Además en mitad de la canción se bajó del escenario para corretear, guitarra en mano, entre el público. El show continuaba y entre Janika, un poco perdida con el idioma -lo cual es lógico teniendo en cuenta que han pasado por mucho países- y Frank, continuaban presentando cada canción. Después de “Paradis Perdu” aprovecharon para homenajear a Johann Sebastian Bach (nacido en Leipzig como ellos) con “Ave”. También hubo tiempo para recordar y homenajear a las victimas de la tragedia de Lampedusa con el tema “Lampedusa”, que a su termino enlazaría con la última canción del repertorio de los de Leipzig, “Voices of the Dead”, del que además se ha publicado un videoclip el mes pasado.

Stimmgewalt

Después de que Molllust bajasen del escenario, no sin antes haber desmontado todo lo desmontable con el traje de noche puesto, se subían al escenario otros seis alemanes, en este caso con un único instrumento, su voz. Nos referimos a la coral Stimmgewalt que se presentaban también con una formación reducida para acompañar a Orphaned Land. Antes de la salida a escena de la banda israelí, el coro interpretó algunas versiones de canciones conocidas, como “Engel” de Rammstein, “Last Night of the Kings” de Van Canto o “The Irish Ballad” de Tom Lehrer. Finalizaron su breve actuación con una canción al amor de sus vidas, la cerveza, tras la que dieron paso a los cabezas de cartel, Orphaned Land.

Orphaned Land

Salieron a escena con temas ya imprescindibles en su repertorio como “The Simple Man” o “All is One”, ambos de su último trabajo discográfico (“All is One” de 2013) y muy bien recibidos por la audiencia presente, que a estas alturas alcanzaba su máxima cota. También sonaron más cortes de este último disco, como “Let The Truce Be Known” presentado por Kobi como un tema muy triste, “Brothers”en la que el cantante nos explica que trata sobre la historia de Abraham e Ismael, hermanos y símbolos de dos religiones, judaísmo e islam que desgraciadamente se matan mutuamente en la franja de Gaza y “Shama’im”, tema cantado en hebreo que no habían tenido oportunidad de presentar en directo hasta esta gira.

No obstante la banda aprovechó para hacer un repaso por toda su discografía. Así, sonaron temas en varios idiomas: inglés, hebreo y yemení. Interpretaron sus primeros trabajos con “The Evil Urge” o “A Never Ending Way” pasando por el exitoso disco conceptual “Mabool” con “A’salk” o “Building The Ark”  sin dejar de lado su álbum “The Never Ending Way Of ORwarriOR”. De este último pudimos disfrutar de la tradicional “Olat Ha’tamid” o la archiconocida “Sapari” -sin la majestuosa voz (femenina) de Shlomit Levi pero con un genial acompañamiento del coro Stimmgewalt- que desató la alegría y el jolgorio en la sala, donde pese a ser pocos en número retumbaron sus cimientos al corear el estribillo.

Orphaned Land

Para aquel entonces Kobi Farhi ya nos había informado de que ese viernes era el cumpleaños de Chen Balbus, al que obsequió colocándole la corona que Molllust había utilizado en su show.

Llegaba la recta final de tan mágica noche y se requería de nuestra colaboración para interpretar el siguiente tema, “In Thy Never Ending Way”, en la que se nos invitó a cantar la melodía del estribillo tras un cursillo rápido por parte de Kobi. Después de este tema la banda se despedía y se bajaba del escenario para volver a subir a interpretar los bises, en este caso “The Beloved’s Cry” y para cerrar “Nora el Nora”, coreada por todo el mundo a pleno pulmón. Enlazaron con “Ormaments of Gold” para presentar a los integrantes de la banda: Uri Zelcha al bajo, que dicho sea de paso, presenció entre el público todos los conciertos y animó como el que más a sus compañeros de cartel, Matan Shmuely a la batería, siempre con una sonrisa, Chen Balbus a la guitarra, Idam Amsalem alternando la guitarra con el bouzouki y el coro Stimmgewalt acompañando todo el concierto y dándole un toque muy especial a la velada.

Sin duda una cita que no debería haberse perdido ningún fan de la banda y que a mi juicio no tuvo en Sevilla la acogida que se merecía, dato que esperamos que no disuada a los israelíes de volver a tierras andaluzas en el futuro.

Os dejamos una galería con más imágenes del concierto. Esperamos que las disfrutéis.