El cerebro de Opeth, el sueco Mikael Åkerfeldt, acudió recientemente a un concierto de One Direction, el grupo pop revelación actual que hace las delicias de las quinceañeras de medio mundo.

Para tranquilidad de los fans de Åkerfeldt, tenemos que decir que tan sólo fue para acompañar a su hija mayor, que es fan del joven quinteto londinense. No entendemos que con tal figura paterna  a la hija pueda gustarle tal grupo, pero de lo que no hay duda es que Mikael Åkerfeldt está hecho todo un padrazo acompañándola a un concierto de One Direction, es un sacrificio que no lo hace cualquiera y es digno de reconocimiento.

El cantante y guitarrista, con el particular sentido del humor que le caracteriza y del que hace gala en sus conciertos, -como en el reciente Be Prog! del que fuimos testigos directos– nos regala una crónica de su experiencia vivida en un concierto de One Direction:

Bueno, yo era minoría allí, siendo el único viejo que había!! Pero las entradas estaban agotadas las dos noches y en el Friends Arena que tiene una capacidad para 60.000 personas aproximadamente. A mi hija mayor le gusta One Direction, y anticipaba algún tipo de espectáculo ya que se había habilitado un escenario muy currado.

Pero cuando los chicos subieron al escenario parecía que tan sólo eran cinco jóvenes salidos de entre la multitud, había ese tipo de chavales entre el gentío, ¡que obviamente no eran ellos! Sólo algunos de ellos cantaban, el resto no hacían mucho, no iban sincronizados en sus movimientos y bailes, no había mucho espectáculo. Y cada vez que uno decía cinco líneas, se ponían a bailar entre ellos.

Para mi fue un sentimiento abrumador, no podía ver la fascinación, pero las chicas piensan que son monos y ese tipo de cosas. No entendía el punto de las canciones…alguno del público me reconoció pero me hizo sentir un poco triste. Story Of My Life es una buena canción no obstante, se lo dije a mi hija: “eh, ésta está bien”.

Nos alegramos de que el líder de los progresivos Opeth haya aguantado estoicamente el tirón y que dicha experiencia no le haya influido musicalmente de cara a la composición de próximos discos.