El hasta ahora batería de Five Finger Death Punch, Jeremy Spencer, ha decido abandonar la banda.

Spencer ya se había perdido la última gira de la banda junto a Breaking Benjamin por tener que someterse a una operación en la espalda. Ha sido sustituido en esa ocasión por Charlie Engen (Scale The Summit y Ideology), lo cual no quiere decir que sea él el elegido para ocupar este puesto de manera permanente.

Lo ha comunicado así:

«Tengo sentimientos encontrados a la hora de compartir con vosotros esta noticia: me temo que he de dejar de ser el baterista de Five Finger Death Punch” ha explicado Spencer en una nota oficial. «La decisión la llevo sopesando varios meses y el momento ha llegado. Llevo tocando la batería desde que tenía seis años. Después de muchos años de esfuerzo físico y de llegar a pasar por quirófano, creo que lo mejor es dejarlo».

«Como sucede con los atletas profesionales, cuando el cuerpo y la mente no están en estado óptimo como para soportar los rigores de actuar al más alto nivel, la elección es clara. Me siento afortunado porque mi cuerpo me ha proporcionado varias décadas haciendo lo que más me gusta hacer: tocar el doble bombo y machacar la batería. No obstante, el desgaste físico ha llevado mi cuerpo al punto donde considero que ya no puedo daros el show que vosotros merecéis y que a mí me da satisfacción y alegría. Además, considero que la banda debe tener a alguien con fuego y energía que interprete la música de Death Punch de la manera que merecen los fans. Estoy seguro de que lo conseguirán. Como vosotros, yo seguiré apoyando a la banda mientras siguen haciendo música y girando por todo el mundo».

«Personalmente tengo un montón de proyectos que me tienen entretenido – y todos me requieren moverme de manera fluida y sin dolor. Espero que podáis seguir siendo parte del siguiente capítulo de mi vida. No puedo desearle nada excepto lo mejor a mis hermanos de la familia Death Punch. Le pido a los fans que sigan apoyando a quien me sustituya».

¡Seguiremos informando!