El pasado viernes Málaga recibía la visita de los israelíes Orphaned Land, que ya estuvieron por tierras andaluzas en 2015 con su gira en acústico y que en esta ocasión se presentaban en formato eléctrico.

En concreto su gira tenía dos paradas en España, Madrid y Málaga, con distintos acompañantes. En la capital andaluza las bandas invitadas eran los locales y reaparecidos Siddharta y los granadinos Fausto Taranto, que configuraban un cartel más que apetecible para todos los metalheads de la zona.

La sala Eventual Music, de gran capacidad, acogió a una reducida audiencia de unas doscientas personas que ya desde el primer grupo estaban dándolo todo. Los primeros en subir al escenario fueron Siddharta, que desde Fuengirola presentaban en casa su disco “III”. Este último trabajo supuso su vuelta a los escenarios allá por 2015 tras un periodo de inactividad. Se presentaban con un nuevo bajista, Israel (ex Abyss) y con una buena base de fans en primera fila enfundados en sus camisetas de la banda y coreando todo lo que sonaba.

Siddartha - Alex Márquez Photo

Siddharta – Alex Márquez Photo

Interpretaron algunos temas de su último trabajo, tales como “Si duele existe”, “Caín o Abel” o “Tu Nombre” que intercalaron con temas más antiguos como “Títeres” o “Nadia”.

La segunda banda de la noche, Fausto Taranto venía desde Granada con un nuevo disco en ciernes, “El Reflejo del Espanto”, el segundo en su haber, del que sonarían un par de temas: “Malos Dias” y “La Verea”, centrándose el resto del show en cortes de su álbum debut “El Círculo Primitivo”. Sonaron así canciones como “Los llantos de mi almohada”, “Como tu cara”, “Otra letra más” o el colofón “A capa y Espada”.

Además de dos coristas que participaban en algunos temas, la banda contaba con un guitarrista flamenco, Lolo de la Encarni, que salió para interpretar “De Espera y De Boca” y que ya no bajó del escenario. Firmaron una gran actuación que se vería sellada con la promesa de volver a Málaga para presentar su nuevo disco.

Fausto Taranto - Alex Márquez Photo

Fausto Taranto – Alex Márquez Photo

Tras un breve intervalo de tiempo le llegaba el turno a los cabezas de cartel, que venían a dar los últimos coletazos del tour de su “All Is One” antes de retirarse a grabar material nuevo. Los israelies Orphaned Land venían a España a continuar propagando su mensaje de paz intercultural y armonía entre religiones que le ha valido a Kobi Farhi algunos reconocimientos internacionales en esta materia.

Interpretaron como de costumbre cuatro temas de “All Is One”; el que le da nombre al disco, “The Simple Man” -que desataba la euforia tras el comienzo del show con “Ocean Land”-, “Let The Truce Be Known” -en la que Kobi aprovechaba para recordar que la música une a la gente y no los políticos o los militares- y la emotiva “Brother”, que narra una vez más algunos de los problemas del conflicto bélico entre Israel y Palestina.

El resto del setlist hizo hincapié en trabajos anteriores como “Mabool: The Story Of The Three Sons of Seven” o “The Never Ending Way of ORWarriOR”. Así la sala se vino abajo con cortes como “Sapari”, la breve “Olat Ha’tamid” o “In Thy Never Ending Way”, cuyo coro era interpretado por el público a petición de Farhi.

Orphaned Land – Alex Márquez Photo

Tras este último tema la banda se despedía y se bajaba del escenario para volver a subir minutos más tarde e interpretar dos temas más: “Halo Dies” y la archiconocida “Norra El Norra”, que enlazaron con un pasaje de “Ornaments Of Gold” que suelen usar para presentar a los miembros de la banda y despedirse. Y así fue, el show finalizaba y la banda se volvía los camerinos a excepción de Chen Balbus y Idan Amsalem, que se quedaron atendiendo a los fans que aun quedaban en la sala.

Una noche de mezcla de culturas y de estilos musicales que ponen de manifiesto lo vasto que es el espectro metalero.