El guitarrista y vocalista Olve Eikemo, más conocido como Abbath, ha anunciado que Immortal se sumirá en un descanso indefinido tras varios enfrentamientos legales entre los miembros de la banda.

El legado de la mítica formación de black metal no acaba aquí; Abbath ha declarado que ha estado componiendo y ensayando con muchas ganas para poder grabar un nuevo álbum que seguirá la senda de Immortal. Para ello, el frontman cuenta con otros músicos, después de las disputas legales mantenidas con Demonaz, Horgh y Apollyon por el nombre de la banda. Según el vocalista, “ha llegado el momento de presentar mi arte al mundo y continuar evolucionando el legado”.

Respecto a su nuevo proyecto, llamado Abbath, así se lo ha contado en exclusiva a Metal Hammer:

El nuevo disco saldrá a la venta durante los próximos dos años, y ofreceremos algunos conciertos; el primero de ellos, el 18 de septiembre en Londres. Esta será la vuelta de Abbath a los escenarios de Reino Unido tras el exitoso show en el festival Bloodstock en 2011 junto a W.A.S.P. y Motörhead. Después de esto, en febrero de 2016 volveremos a casa para tocar en el prestigioso Blastfest de Bergen, encabezando un cartel 100% noruego.

Abbath es una continuación del hilo creativo de este artista: nuevas canciones han sido perfeccionadas, listas para ser tocadas junto al material clásico de Immortal, además de gemas que raramente o nunca han sido tocadas, que serán desenterradas de un catalogo de más de dos décadas.

Usar su propio nombre es un paso natural para Abbath, tras convertirse en icono y sinónimo de la banda que cofundó en 1990. Eso son 25 años encarando el viento del norte; todo un hito para cualquier banda, y en vez de explotar el nombre de Immortal arrastrándolo por el barro, Abbath tomará el suyo propio.

El nombre de Immortal, de momento, va a descansar; la esencia, el poder, la música y Abbath, no.

Los problemas comenzaron hace varios meses, cuando Abbath reclamó que intentó asegurar los derechos exclusivos del nombre y el logo de Immortal tras el cese del guitarrista Demonaz y el batería Horgh.

Tampoco es la primera vez que la legendaria formación noruega se toma un descanso: entre 2003 y 2006, el trio que ha compuesto la banda en los últimos años cesó su actividad tras editar “Blizzard Beasts“, “At The Heart of Winter“, “Damned in Black“, “Sons of Northern Darkness” y la más reciente “All Shall Fall“, editada hace ya seis años.