En un martes, en plena Feria de Abril en la capital hispalense, llegaba la gira de los thrashers estadounidenses Havok junto con tres bandas más. 

Martes y feria, suficiente para saber de antemano que era difícil que el evento en cuestión tuviera una numerosa audiencia. La tarde era tranquila y soleada, de hecho se podía ver a algunos miembros de las bandas salir a tomar el sol o incluso hacer pesas en el pasillo de entrada a la Custom. La primavera sevillana no pasaba desapercibida.

A la hora de apertura de puertas se congregaba allí un reducido grupo de personas que rápidamente fueron a poblar las primeras filas, algunos de ellos pasando por el puesto de merchandising para comprar la camiseta de Havok de rigor.

Harlott - Alex Márquez Photo

Harlott – Alex Márquez Photo

A las 19:20 daba comienzo el primer show de la velada, los thrashers australianos Harlott que venían presentando su último trabajo, “Extinction”, lanzado el pasado año. Se crecieron ante el desolador panorama y nos brindaron un gran concierto con una gran respuesta de los asistentes. Quizás el espectáculo de los australianos podría tildarse de plano, pero aun así Andrew Hudson y los suyos demostraron un gran talento y profesionalidad y generaron bastante cariño por parte del público.

Cephalic Carnage - Alex Márquez Photo

Cephalic Carnage – Alex Márquez Photo

La siguiente banda en subir al escenario era Cephalic Carnage, en cuyas filas milita Nick Schendzielos, bajista también de Havok y que por lo tanto esa noche haría doblete. Era quizás la banda que menos pegaba en el cartel porque su sonido se acerca más al death metal o al grindcore, pero también fue la más divertida de la noche. Entre arengas al consumo de cerveza y marihuana, más esta última  que la primera, la banda iba enlazando temas cortos e intensos, algunos de ellos contenidos en su último trabajo “Misled By Certainty”.

El cierre del show fue totalmente absurdo a la par que humorístico. La banda preguntaba si a los  asistentes les gustaba el black metal y a continuación se plantaron unas máscaras con corpsepainting (excepto Schendzielos, que se pone una máscara de caballo) y unos brazaletes de pinchos para interpretar un tema que parodiaba claramente al black metal hasta en las poses del frenético Lenzig Leal.

Cephalic Carnage - Alex Márquez Photo

Cephalic Carnage – Alex Márquez Photo

El último tema nos dejó algo desencajados cuando toda la banda cambió de posición: Nick se unía a Lenzig en las voces, apareció una chica en el escenario que tocaba la guitarra y un chico que agarró el bajo. Steve Goldberg por su parte se dedicó a hacer fotos con su móvil mientras se desataba la fiesta en el escenario de la Custom. Gozaron de un sonido excepcional, que por otra parte se preocuparon de probar a conciencia antes de comenzar el show.

A estas alturas la sala contaba ya con unas cien personas en el público, audiencia que ya no aumentaría más. Una de las apuestas fuertes de la noche eran Darkest Hour , que venían desde Washington D.C. a presentar su noveno trabajo, “Godless Prophets & The Migrant Flora”, a la venta desde hace poco más de un año. Con su apertura oficial, “Smoke Weed Every Day” del rapero Snoop Dogg y ante al estupefacción de los asistentes que no nos esperábamos semejante intro, salían a escena. La banda cuenta solo con dos miembros originales, John Henry y Mike Schleibaum, voz y guitarra solista respectivamente. Les acompañaban Mike Carrigan a la guitarra rítmica, Aaron Deal con su bajo rosa chicle y sus zapatillas de fresas y el musculoso y marcado batería, casi más grande que ésta, Travis Orbin.

Darkest Hour - Alex Márquez Photo

Darkest Hour – Alex Márquez Photo

Abrieron con “Knife In The Safe Room”, uno de los tres temas de su último trabajo que junto a “Enter Oblivion” y “Those Who Survived” sonaron aquella noche en Sevilla. El pelo en la cara y las difíciles luces nos impedían verle el rostro a John, que en algunos momentos recordaba físicamente y en la pose a Jonas de Katatonia, aunque sus estilos difieran muchísimo.

Sonaron temas como “An Epitaph”, ya con solera, o la frenética “Violent By Nature”. La banda hizo un repaso express a gran parte de su discografía, incluyendo una versión de los Dead Kennedys, concretamente del tema “Nazi Punks Fuck Off”, que sirvió para alborotar aun más si cabe al personal, que no paraba de hacer moshpits y algún circle pit. Terminaron con “The Sadist Nation” firmando un bolo animadísimo y muy bien recibido por el público.

Havok - Alex Márquez Photo

Havok – Alex Márquez Photo

Tras preparar el escenario, les llegaba el turno a los cabezas de cartel Havok, desde Denver (Colorado). La banda ha crecido mucho a pesar de su todavía corta vida, solo 14 años y esto se ve claramente en la reputación que tienen y el cariño que les da la gente. Venían a presentar su cuarto LP “Conformicide”, que salió a la venta en marzo de 2017 y que ya habían traído a suelo español hace aproximadamente un año, aunque no al sur de la península.

La actuación se iniciaba tras la introducción que vienen usando para esta gira, “Bohemian Rhapsody” de Queen al completo tras la que sonaron los primeros acordes de “Hang ‘Em High”. El escenario lucía ya un verde característico de los denverianos que se vería intercalado a lo largo de la noche con otros colores similares y complementarios.

Sonaron cuatro temas más de este último CD: “F.P.C.”, “Masterplan”, “Ingsoc” e “Intention To Deceive”. David y Nick dejaban paso en algunos momentos al virtuosismo de Reece Scruggs, guitarra de la formación desde hace ocho años. No faltaron cortes más conocidos como “Point Of No Return” o “Covering fire”, que como era de esperar desataron pogos y algunos circle pits.

Havok - Alex Márquez Photo

Havok – Alex Márquez Photo

Hay que decir que a excepción del bajista, Nick, la banda se mostró excesivamente apática, la interacción con el público fue nula a excepción de un momento épico en el que Schendzielos tras pedir una cerveza a través del micro en un perfecto castellano, se bajaba del escenario y se iba tranquilamente andando y bailoteando a la vez que tocaba a la barra a que le proveyesen de tan preciado liquido. Aprovechó el momento para hacerse algunas fotos con la gente que en esos momentos estaba en la zona trasera de la barra.

El show terminaba de una manera un tanto sobria, dando las gracias por venir y rápido, tal es así que llegamos a pensar que volverían a salir a hacer algunos temas más, algo que no ocurrió. Sorprendió lo corta que fue la actuación, que no llegó ni a una hora. Vale que el thrash metal es un subgénero rápido y muy intenso, pero quizás dos o tres temas más, teniendo en cuenta que encabezan una gira internacional no hubiesen sido ningún disparate.

En definitiva, Havok es una banda con mucho futuro en el thrash que esperamos ver muchas veces mas por el sur del país.