Noche fría y lluviosa la del pasado domingo en Sevilla, amenizada por Kadavar y Monolord en la sala Custom. Os lo contamos.

A pesar de ser domingo y del problema que muchas veces supone el mal tiempo de cara a desplazamientos y su influencia en el estado de ánimo de las personas, la sala Custom registró unas cifras de asistencia bastante aceptables. En torno a unas 300 personas se congregaron en el polígono Calonge para asistir al concierto de los alemanes Kadavar junto a los suecos Monolord.

Monolord - Alex Márquez Photo (3)

Monolord – Alex Márquez Photo

A las siete y media de la tarde se abrieron las puertas de la sala para que, en los cincuenta minutos sucesivos la gente fuera ocupando paulatinamente sus posiciones y haciendo acopio de bebidas. Hay que hacer una mención especial al puesto de merchandising conjunto de ambas bandas, al que no le faltaba detalle, así como información interesante de los objetos y prendas exclusivos de la gira -y que no podremos encontrar en otros puestos de venta- o de los objetos nuevos en el catalogo. Todo ello muy bien señalizado. Un 10 a las bandas y a las dos personas que atendían a la gente, en ese aspecto.

Monolord - Alex Márquez Photo

Monolord – Alex Márquez Photo

Puntuales, a las ocho y veinte, salía a escena el primero de los power tríos que esa noche degustamos, Monolord desde Suecia. Liderados por Thomas Jäger -el que fuera bajista de Draconian y ahora en las seis cuerdas- venían presentando su último trabajo, “Rust”, a la venta desde el año pasado y lo hacían con una puesta en escena muy sencilla. Practican un doom muy denso y a veces algo monótono dada la longitud de algunos de sus temas, que se exacerba con la distorsión infinita de las pedaleras de Jagër y Mika Häkki (bajo) junto con la contundencia de la batería de Esben Willems. En sus escasos cincuenta minutos de actuación interpretaron cinco cortes, dos de ellos de su último trabajo como “Wormland” y el que le da título al disco, “Rust”.

Repasaron también sus álbumes “Vænir o “Empress Rising”, además de interpretar el single “Lord Of Suffering”, redondeando así su actuación y dejando un buen sabor de boca en los asistentes.

Monolord - Alex Márquez Photo

Monolord – Alex Márquez Photo

A las nueve y media y siguiendo el horario establecido el escenario volvía a funcionar, en este caso bajo el mando de Kadavar. La formación alemana venía a Sevilla a presentar su último trabajo de estudio, “Rought Times” aunque realmente el último lanzamiento de la banda es “Live In Copenhagen”, que acaba de salir a la venta a través de Nuclear Blast.

La banda utiliza en el escenario una estructura similar a la de sus teloneros. Christoph “Lupus” Lindemann, vocalista y guitarrista a la izquierda, Christoph “Tiger” Bartelt, pintoresco batería, en el centro al borde del escenario y Simon “Dragon” Bouteloup, bajista, a la derecha del mismo. Los alemanes nos introdujeron en una casi continua jam session del rollo setentero que a buen seguro más de uno disfrutó en profundidad con algo de ácido lisérgico en el organismo.

Kadavar - Alex Márquez Photo

Kadavar – Alex Márquez Photo

Sonaron cinco de los diez temas de “Rough Times” aunque también interpretaron cortes de sus anteriores discos “Berlin”, “Abra Kadavar” y “Kadavar”. La descarga comenzó con dos temas movidos: “Skelleton Blues” y “Vampires”bastante bien recibidos por los asistentes que estaban realmente entusiasmados de tener a Kadavar en casa.

Canciones como “Eye Of The Storm”, “Tribulation Nation” o “Doomsday Machine” no hicieron sino calentar el ambiente, sumergiéndonos en una atmósfera de distorsión y buenos riffs. Arrolladores sonaron los dos cortes de su anterior trabajo (“Berlin”) que pudimos escuchar en la Custom. El pegadizo riff de “The Old Man” no se nos olvidará fácilmente.

Kadavar - Alex Márquez Photo

Kadavar – Alex Márquez Photo

“Thousand Miles Away From Home” puso punto (y seguido) por todo lo alto al concierto de los alemanes, que volvieron a salir al escenario para interpretar dos temas más. No podía faltar uno de los que más han calado entre sus fans, a pesar de lo reciente que es, y por ende es uno de los más esperados en sus directos. “Die Baby Die” no puede faltar en el setlist de Kadavar desde la publicación de su último trabajo.

Cerraron la noche con “All Our Thoughts”, un corte de su primer álbum de título homónimo. La banda se despidió escuetamente y entregó púas, baquetas y algún setlist en papel a los pobladores de las primeras filas.

Kadavar - Alex Márquez Photo

Kadavar – Alex Márquez Photo

Tras el paso de Kadavar por nuestro país nos queda claro que todos los elogios que reciben por parte de la crítica y el público son totalmente merecidos. Gran show para un domingo lluvioso de noviembre y gran banda para volver a ver en cuanto nos sea posible.