Nuevo día, fuerzas renovadas y bajo el calor del sol de una tarde de verano llegaban los Implore para descargar un torrente de Death Metal que a mí me recuerda a los Municipal Waste, quizá también por su temática revolucionaria y reivindicativa.

Pese a la poca afluencia de público, y es que abrir el día de un festival siempre es una tarea difícil, nos dejaron un buen sabor de boca y fueron un buen anticipo de lo que nos esperaba en la segunda jornada del Vagos Metal Fest.

DIA 2:

Más Hard/Deathcore para que las masas portuguesas se desfogaran con sus contínuos pits y crowdsurfing. Brutality Will Prevail quizá se salgan un poco de lo genérico, a mi gusto, de este estilo que parece agradar más a jóvenes que a no tan jóvenes. Los había escuchado con el anterior cantante, el cual tenía una voz más peculiar, pero Louis Gauthier aporta una agresividad que los fans portugueses supieron disfrutar pese a lo corto del show.

Brutality Will Prevail - Therion - Begoña Tejada Márquez (1)

Brutality Will Prevaill – Begoña Tejada Márquez

Sin cambiar de estilo y jugando en casa Hills Have Eyes se mostraron muy contentos de participar en este Vagos Metal Fest y lo demostraron regalando al público una actuación con mucha energía que fue muy bien recibida por el respetable.

Hills Have Eyes - Begoña Tejada Márquez

Hills Have Eyes – Begoña Tejada Márquez

Pese a que su actuación fue recortada debido a un retraso en el inicio, el polvo que inundaba el ambiente era la prueba de que su estilo de Hardcore embrutecido es muy apreciado por estos lares.

Llegaba, muy temprano, demasiado, uno de los principales atractivos de este sábado: Metal Church. Etiquetados en el Thrash aunque yo los tildaría de puro Heavy Metal, llegaban desde Estados Unidos para dar a todo el mundo una lección de cómo se hace Rock digna de manual.

Metal Church - Begoña Tejada Márquez

Metal Church – Begoña Tejada Márquez

Mike Howe para mí es un portento y dejó claro que pese a tantos años de retiro, su estado vocal es envidiable.

Comenzaron con “Fake Healer”, uno de sus temas estandarte. Mike Howe era un torbellino que no paraba quieto en ningún sitio. Sin dar cuartel con su chirriante voz, no paraba de interactuar con el público, incluso saltando del escenario para acercarse al mismo.

Kurdt Vanderhoof estaba mucho más estático, pero lo compensaba “matándonos” con su guitarra en temas como “Gods of a Second Chance” o “Start The Fire”.

Metal Church - Begoña Tejada Márquez

Metal Church – Begoña Tejada Márquez

Quizá fue un contrapunto a tanto Metalcore, el introducir una banda tan ortodoxa de puro Heavy Metal, pero poco duró esa impresión entre un público que enseguida lo dio todo ahí abajo.

Tenía ganas de ver a los irlandeses Primordial que, con su mezcla de Black/Doom, consiguieron traer la oscuridad pese a que el Sol todavía seguía calentando la tarde portuguesa.

En mi opinión, dieron el concierto del día. El señor Nemtheanga se comió el escenario y al público bajo su máscara de ropajes raídos, en consonancia a la música.

Primordial - Begoña Tejada Márquez

Primordial – Begoña Tejada Márquez

Comenzaban con “Where Greater Men Have Fallen” y ya no me hizo falta nada más para darme cuenta de que iba a disfrutar mucho de su actuación. Y como yo, todos los que se congregaban bajo el escenario mientras caía la noche y sonaban temas como “Babel’s Tower”, “Bloodied Yet Unbowed” o “Empire Falls”.

Ni los pequeños problemas que hubo con el micro al comienzo consiguieron estropear ni un ápice lo que nos regalaron los irlandeses este día.

Mucho más festivos llegaron Korpiklaani para traer ríos de alcohol y música folk a todos los que abarrotaban el recinto del Vagos Metal Fest.

La suya es una fórmula ganadora y especialmente en esta tierra en la que gusta tanto una buena fiesta musical.Beer, beer” y “Vodka” fueron los temas más coreados y más conocidos de los finlandeses, que abarrotaban el escenario con sus ritmos de polka. Folk y Metal que nos hizo saltar a todos sin parar.

Korpiklaani - Begoña Tejada Márquez

Korpiklaani – Begoña Tejada Márquez

Mención especial a Jonne Järvelä, su cantante, el cual se veía que disfrutaba profundamente con lo que hacía y a Jarkko Aaltonen ya no sólo por su dominio increíble del bajo, sino por su falda, su barriga, sus pies descalzos y su pausada pero enérgica actitud durante toda la descarga.

Soulfly y Max Cavalera en Portugal son ley. Ni un alfiler cabía cuando el plato fuerte de la noche y de todo el festival (aparte de Arch Enemy) comenzó su recital con los primeros acordes de “Blood Fire War Hate”Y con los primeros acordes, los primeros mosh pits, que no dieron cuartel y nos dejaron sin resuello mientras nos destrozaban con trallazos como “Seek ‘N’ Strike”, “We Sold Our Souls To Metal” o la obligatoria “Refuse/Resist” de Sepultura.

Soulfly - Begoña Tejada Márquez

Soulfly – Begoña Tejada Márquez

Max se quejó durante toda la actuación de que sus monitores no se escuchaban y quizá por eso se pasó casi todo el concierto sin apenas rozar sus cuerdas. Aún así lo vi muy estático, correcto de voz pero sin esa garra luchadora que siempre le ha caracterizado.

Soulfly - Begoña Tejada Márquez

Soulfly – Begoña Tejada Márquez

Marc Rizzo sin embargo firmó una actuación soberbia, demostrando porqué es, al menos para mí, uno de los mejores guitarristas que hay en el panorama actual.

Pero si hubo alguien digno de mención esta noche fue el retoño de Max, Zyon. Qué manera de pegarle a la batería, qué energía. Gran futuro le espera a este chico. Habrá que estar atentos a este chaval.

En general, el público disfrutó como locos de los evidentes triunfadores del festival, aunque para mi gusto no fue la actuación más brillante del brasileño.

Powerwolf - Begoña Tejada Márquez

Powerwolf – Begoña Tejada Márquez

Con las enegías por todo lo alto y cambiando de tercio llegaban Powerwolf para obrar su misa licántropa. Son ahora mismo, junto a Sabaton, una de las bandas de Power Metal de moda y aunque el grueso de espectadores adelgazó considerablemente, todavía éramos muchos los que nos quedamos a disfrutar de su Power desenfadado y cachondo.

Attila Dorn y Falk Schlegel, voz y teclados respectivamente, no pararon ni un segundo de moverse, cosa curiosa en caso del teclista ya que los mismos eran fijos, pero eso no le impidió abandonarlos una y otra vez para interactuar con el público contínuamente.

También es curiosa la ausencia de bajo, el cual es tocado en estudio por uno de los hermanos Greywolf y que está ausente en sus directos; un error para mi gusto que resta contundencia al sonido.

Powerwolf - Begoña Tejada Márquez

Powerwolf – Begoña Tejada Márquez

Pero poco de esto importa al final si la gente disfruta de temas como “Coleus Sanctus”, “Sanctified With Dynamite” o la coreada por todos “We Drink Your Blood”.

Buena y divertida actuación a mi parecer aunque quizá algo velada por la actuación previa de Soulfly.

Y de una misa a otra. Muy tarde empezaron los polacos Bathuska y eso se acusó en el público. Sin embargo su propuesta era lo suficientemente interesante como para que muchos aguantásemos hasta altas horas de la madrugada para disfrutar de su liturgia musical.

Batushka - Begoña Tejada Márquez

Batushka – Begoña Tejada Márquez

Cánticos ortodoxos, sobriedad, seriedad e incienso fueron los protagonistas del cierre del sábado.

En lo musical quizá también sean demasiado ortodoxos y serios; su producción es excelente, así como el sonido, pero no terminaban de llenarme. Con todo y pese a mi apreciación personal, creo que fue una gran actuación que los más fieles del Black Metal disfrutarían plenamente.

  • Texto: Daniel Gutiérrez Saavedra
  • Fotos: Begoña Tejada Márquez