El pasado domingo asistíamos a uno de los conciertos de The Agonist en nuestro país, concretamente en Sevilla, aunque no venían solos. Os lo contamos.

El evento tenia lugar en la céntrica sala Malandar de la capital andaluza en la que se daban cita cuatro bandas -que luego resultaron ser tres- encabezadas por mujeres. Hablamos de Eteddian, Synlakross y The Agonist, ya que Death & Legacy no pudieron asistir a la cita por problemas técnicos, tal y como nos adelantaría Bethany de Eteddian más adelante.

Es curioso el contraste entre eventos cuando uno cuenta con el apoyo de las radiofórmulas y medios más potentes de tirada nacional (incluso televisiones) y otro no. Me refiero al concierto que se celebraba a la misma hora en la misma ciudad pero al otro lado del río y en un auditorio con mucha más audiencia y un gran despliegue policial. Pero bueno, en España el metal sigue siendo un genero underground sin apoyo institucional ni de los medios generalistas y eso se tiene que notar de alguna manera.

Ettedian - Alex Márquez Photo

Ettedian – Alex Márquez Photo

Las puertas se abrieron algo después de la hora programada ya que los cabezas de cartel habían llegado con retraso y estaban terminando de probar. Una vez dentro y tras una espera que se nos hacia larga subía al escenario la primera banda, Eteddian ante una audiencia de unas 60 personas. Unos problemillas técnicos en el primer tema no fueron suficientes para empañar la actuación de los sevillanos. Nos dejaron un setlist de ocho temas en su mayoría pertenecientes a su nuevo álbum “Destiny”, en el mercado desde el mes de julio.

Ettedian - Alex Márquez Photo

Ettedian – Alex Márquez Photo

Así, tras abrir con “Animal Within” la banda presentaba “Mute”, primer tema que grabaron como banda. También sonaron “Bile In Vein”, “Close Your Eyes” o “Kingdom Weakness”. Llegaba el turno de “Destiny”, que además de dar nombre al disco es el primer single y videoclip de este nuevo trabajo. A estas alturas el público estaba ya entregado. Para presentar “Deep Storm” Bethany nos hablaba de la depresión y de que se puede salir adelante. Pero para concluir la actuación, la banda nos guardaba una sorpresa, y es que como no podían traer al intérprete que colabora con ellos en “Below The Surface”, nada menos que Fabio Lione -que había estado en Sevilla una semana antes con Angra-invitaron al escenario a Jesús, vocalista de Rugido, cuya voz suplía bien la ausencia de Lione.

Synlakross -Alex Márquez Photo

Synlakross -Alex Márquez Photo

Los siguientes en subir al escenario fueron los valencianos Synlakross, que comenzaban en Sevilla su “Forajidos Tour” para promocionar su nuevo trabajo “Death Bullets For A Forajido”, que salió a la venta esta primavera. Suponía un cambio de estilo con respecto al metal melódico del anterior grupo, ya que el estilo musical de Synlakross era mucho más próximo al de los cabezas de cartel. Fenomenalmente liderados por Patricia y sus guturales, la banda nos presentaba un setlist centrado en su último trabajo, del que interpretaron siete de sus diez cortes.

La descarga empezó con un tema cañero, “Attack On Train” que además también abre el disco, seguida de “Cimarron” en la misma línea. Entre pogos y circle pits pedidos por  la banda y de generación espontánea se iban sucediendo temas como “Just One Shot”“Gold God” o el cover de “Colony” de unos In Flames aún jóvenes que la banda ejecutó a la perfección.

Synlakross -Alex Márquez Photo

Synlakross -Alex Márquez Photo

Encarábamos la recta final del concierto con los dos singles de este disco de los que ademas se han editado videoclips: “Curly Wolves” y “Billy The Kid” temas cañeros y pegadizos para terminar de “matar” a los asistentes que a estas alturas no paraban de poguear y “darse de guantazos”. Cerraban con “Death Valley”, un tema más melódico pero igualmente contundente. Sin duda una actuación redonda que satisfizo a los presentes en un alto grado.

El siguiente grupo, debido a la ausencia de Death & Legacy eran los propios The Agonist que, tras un rato terminando de probar y ajustar el sonido de los monitores se retiraron del escenario para efectuar su entrada.

The Agonist - Alex Márquez Photo

The Agonist – Alex Márquez Photo

Uno por uno los integrantes de la banda fueron saliendo al escenario con sus instrumentos para comenzar con los acordes de “Danse Macabre”, el primero de los doce temas que la formación había preparado, un setlist principalmente centrado en la etapa de Vicky Psarakis como vocalista, quien ya cuenta con dos discos de The Agonist a sus espaldas (“Eye of Providence” y “Five”). También hubo momentos para los clásicos de la época de Alissa White-Gluz como por ejemplo “Panophobia”, que sonó en segundo lugar.

Vicky presentaba “Five” a través de uno de sus temas, “The Villain” que sonó atronador para enlazar con el rápido “Disconnect Me”, del anterior trabajo de la banda. Seguían promocionando el nuevo álbum, esta vez con el tema “The Moment”, primer single y videoclip del mismo que continuaba calentando el ambiente. Volvían a dar una de cal y una de arena, esta vez con dos temas antiguos: “The Tempest (The Siren’s Song; The Banshee’s Cry)” de “Lullabies Of The Dormant Mind” y “Business Suits and Combat Boots” de “Once Only Imagined”, uno de los primeros singles en la carrera de la banda que sonaba brutal casi diez años después. También sonarían canciones como “Ideomotor” o “Thank You Pain” de la época de Alissa que Psarakis interpretó a la perfección, porque aunque evidentemente Vicky no es Alissa, tampoco hace falta que lo sea ya que se complementa a la perfección con el grupo y le imprime fortaleza y contundencia.

The Agonist - Alex Márquez Photo

The Agonist – Alex Márquez Photo

Tras “Gates of Horn and Ivory” la banda se despedía y se bajaba del escenario dejando al público con ganas de más, algo que debían saber bien, ya que volvieron a salir para interpretar un tema más: “My Witness, Your Victim” de “Eye of Providence” tras el que cerraban definitivamente su actuación dejando un muy buen sabor de boca.

De nuevo un domingo animado en la capital andaluza que solo disfrutamos unos pocos afortunados pero que mereció mucho la pena.