Comenzaron esta gira con la presentación de su vigésimo tercer álbum, “Devil’s Dozen”, tras la cual llega de seguido su nuevo disco en directo, “Cargo”. La mera posibilidad de ver a los daneses en España nos pareció atractiva desde el mismo día en que se anunció esta gira. Pero además, el privilegio de poder verlos en Sevilla, siempre marginada de las giras internacionales de las bandas (ahora parece que un tanto menos), era algo aún más fascinante.

Fascinante al menos para el selecto club de fans que decidieron permitirse este lujo; un tímido centenar de fans o menos se dispersaron por la fría sala y con ojo escéptico; era la consecuencia inmediata de no tener una banda telonera para caldear el ambiente.

Royal Hunt

De este modo, temas de arranque como “Martial Arts” o “River of Pain”, ambos de su mítico álbum “Paradox” (1997) fluyeron con escasa empatía. Nada que no supiera arreglar el señor D. C. Cooper, carismático y extraordinario vocalista de la banda, quien se marcó sus habituales bailes. La noche fue absolutamente suya, por sus constantes muestras de cariño al público y su más que consagrada experiencia en el escenario, con comentarios además del tipo “el negocio de la música apesta, lo único que vale es veros a vosotros”.

Desde la retaguardia, aunque siempre animando al público y acercándose a saludar, estaba el tremendo cerebro de Royal Hunt, Andre Andersen. El prodigioso teclista venía provisto de más de seis teclados sobre los que ejecutaba sus acordes y progresiones que nos han deleitado durante dos décadas y media.

Royal Hunt

No fue hasta la séptima pieza, cuando presentaron por fin su material nuevo; fue con “Heart on a Platter”, tema que sonó realmente bien; es decir, con la “atemporalidad” que caracteriza a esta banda. Realmente hicieron bien mostrando un setlist más bien clásico, pues la banda nunca consiguió crecer en público, desde su época de esplendor y esto es, de seguro, lo que el público español demandaba. Acertado también el cierre con “A life to die For”, tal vez uno de sus últimos hitos (y que da título a su penúltimo álbum, que lanzaron en 2013).

Y si alguien se pregunta qué tal es el tercer guitarrista que pasa por esta formación, la respuesta es contundente: Jonas Larsen, joven pero clásico, adaptado a la perfección a la banda.

Royal Hunt

La noche continuó y el sudor se hacía presente en todos, público y músicos; los clásicos seguían siendo de agradecer: “Half Past Loneliness”, “Message to God”, con coros que, eso sí, eran pregrabados, dada la ausencia de las coristas, Alexandra Popova y Kenny Lubcke.

Una noche que marca el cierre de una etapa histórica, la de la vuelta de Royal Hunt, que ya hemos disfrutado desde 2011 y que para muchos es la primera y única vez, de seguro, que vería a esta mítica banda de metal progresivo/sinfónico. Un absoluto privilegio poder verles tan íntimamente, tan de cerca, y más aún, poder charlar con estos educados señores, al final de su actuación.

Royal Hunt

Setlist:

  1. Martial Arts
  2. River of Pain
  3. One Min. Left to Live
  4. Army of Slaves
  5. Lies
  6. Wasted Time
  7. Hearth on a Platter
  8. Flight
  9. May you Never
  10. Until the Day
  11. Half Past Loneliness
  12. Message to God
  13. Stranded
  14. A life to die For
  • Texto y fotos: Rubén G. Herrera