El pasado miércoles asistimos al inicio de una de las giras más jugosas de lo que queda de año. Hablamos del paso de Hate y Noctem por Sevilla.

La escena del black/death metal siempre es difícil, ya que es un género minoritario dentro del metal, que de por sí también lo es en España. Si a esto le añadimos que era miércoles y que la hora de apertura era las 19:30 y aún hay mucha gente que a esas horas está trabajando, nos encontramos con muy poca audiencia al empezar el concierto, que creció algo al tocar los cabezas de cartel, pero aun así no le hizo justicia al bolazo que se marcaron las cuatro bandas que se subieron al escenario esa noche.

La cita comenzaba con una banda local, Alessa’s Cry que presentaba una vez más su primer trabajo “Escape To The Dark”, que nos adentra en el mundo y mitología de Silent Hill, afamada saga de videojuegos cuya influencia llega a nuestros días. La banda además presentaba nueva formación con Antonio Medina y Manuel Medina a la guitarra y al bajo respectivamente y Boris Roda a la batería, además de Odigir Olaf, líder de la banda, a la guitarra y voz.

Alessa's Cry - Alex Márquez Photo

Los temas que sonaron pertenecían en su mayoría a su primer LP, como por ejemplo “White Claudia”, “Escape To The Dark”, “Final Warning”, “5 Minutes To Die” y “Mother Love”. También hubo algún corte instrumental como “Twelve Hands Of Asphyxia” que junto con “Scars” formarán parte del próximo trabajo de la banda. Una formación que no suele faltar en la escena sevillana y que tuvo menos público del que se merecía.

Tras un breve intervalo de tiempo para cambiar los escenarios y adaptarlo todo le llegaba el turno a Atroxentis, banda belga que visitaba Sevilla por primera vez y que practica un death metal muy técnico que, aunque gustó no supo movilizar demasiado al público. Venían presentando su último trabajo “Verus Dominus” del cual sonaron temas como el que le da nombre al disco (con el que cerraron su actuación), “Res Perit Domino” o “Initium Possessionis”, ninguno de los cuales bajaba de los 10 minutos por lo que su setlist fue escueto.

Atroxentis - Alex Márquez Photo

Era el momento de Noctem, una de nuestras bandas más internacionales y uno de los platos fuertes de la velada aunque todavía hay mucha gente en nuestro país que no los valora como se merecen. En esta ocasión venían promocionando “Haeresis”, cuyo concepto es la Inquisición española y que no hace sino marcar más el sonido de la banda. Nos brindaron un setlist de nueve temas en el que pudimos escuchar cuatro de los nuevos como “Pactum With The Indomitable Darkness” con el que comenzaba la descarga, “The Submision Discipline”, uno de los singles del disco, “The Dark One” o “Through The Temples of  Disaster”.

Noctem - Alex Márquez Photo

No faltaron cortes de sus anteriores discos: De “Exilium” con “Eidolon”, “Apsu Dethroned” y “Divine Xil’alb’a” -una rareza de la edición china del disco con la que además terminaron el show- o de “Oblivion” como “Cycles of Tyranny” o “Invictus”. Como de costumbre Beleth se echó un vaso de sangre por encima de manera que al hacer headbanging salpicaba de gotitas a los que estábamos en primera fila, como si hubiésemos asistido a una masacre. Una puesta en escena brutal que no deja indiferente a nadie.

Los cabezas de cartel del evento eran los polacos Hate que, con sus más de 20 años de carrera y sus nueve discos se han hecho un hueco en el panorama del black metal europeo. Traían por segunda vez “Crusade Zero” a España ya que aún no han grabado su nuevo trabajo que se encuentra en proceso de creación. De la formación original de 1990 tan solo queda Adam “The First Sinner” Buszko que desde 2014 cuenta en sus filas como miembro oficial con Paweł “Pavulon” Jaroszewicz a la batería. Para las presentaciones en directo se vale de Dominik “Domin” Prykiel (Vedonist y Extinct Gods) y en esta gira han añadido a un nuevo bajista de directo, Paweł Michałowski.

Hate - Alex Márquez Photo

La banda oscureció el ambiente con doce de sus temas para una sala ya con más audiencia. El setlist hizo un amplio repaso por la trayectoria de la formación mezclando temas actuales como “Leviathan”, “Valley of Darkness” o “Erebo” con otros más antiguos como “Hex”,“Threnody” u “Omega”. La audiencia se quedó con ganas de más y así se lo hicieron ver a los polacos que, aunque regresaron para interpretar un corte, el mencionado “Threnody”, no volvieron a subir después, dando por finalizado el concierto y cerrando una jornada de miércoles memorable.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.