El sábado se intuía un día más tranquilo, algo que pudimos confirmar nada más llegar al recinto de la Caja Mágica tras la masiva asistencia de público del día anterior.

Con más puntualidad que en días anteriores se abrían las puertas y podíamos disfrutar de la primera actuación, la de los madrileños Trono de Sangre. Actuaron todavía ante muy poco público aunque supieron animarlo. Nos comentaban que su compañero Carlos (guitarra) había seguido el ejemplo de Alfredo Landa y se iba a vivir a Alemania, por lo que el puesto de guitarrista quedaría vacante próximamente. Presentaban en el escenario 4 su último EP, “El Perro Bajo La Piel”, que sirvió de calentamiento para la larga jornada que nos esperaba.

Tras ello nos acercábamos al puesto de merchandising que, por alguna razón no tenia material de todas las bandas que actuaban, algo bastante desilusionante si ibas buscando camisetas o accesorios de bandas como Dark Tranquillity el primer día o Brujería en el segundo. Hay que decir también que a pesar de su simple diseño y de ser el estampado de calidad “dudosa”, la camiseta del festival se agotó y en la tercera jornada ya casi no había existencias, algo que a buen seguro subsanarán en ediciones venideras.

Cuando nos acercamos a la zona de los escenarios principales pudimos ver a unos Sólstafir que habitaban el Main Stage 2 excesivamente abrigados y por ende acalorados, tratando de conectar con el público. Solo tuvieron tiempo para seis temas, aunque no precisamente cortos: “Náttfari”, “Ótta”, “Fjara” y “Goddess Of The Ages” así como “Silfur-Refur” e “Ísafold” de su último trabajo “Berdreyminn” que lleva escasamente un mes en el mercado.

También con un disco nuevo bajo el brazo (“Incorruptible”) venían los norteamericanos Iced Earth, que darían la pincelada de metal más clásico de esta primera edición del festival con su vocalista Stu Block al frente. Interpretaron temas como “Pure Evil” -con la que el público comenzó a animarse-, “Vengance is Mine”, “Seven Headed Whore” o “Dystopia”, para terminar con la balada “Watching Over Me”, en la que pudimos ver a todos los presentes cantando.

Iced Earth - Rubén G. Herrera

Iced Earth – Rubén G. Herrera

Uno de los shows mas esperados, al menos por este que os escribe, era el de Kvelertak desde Noruega, que traían una vez más a España la gira de presentación de su último CD, “Nattesferd” que cuenta con apenas un año de rodaje. Kvelertak ha sabido rodearse de grandes bandas casi desde el principio, de ahí que hayan venido a España teloneando a Anthrax y Slayer y que vayan a volver haciendo lo propio con Metallica en su tour europeo en 2018.

Lo cierto es que el directo de los noruegos no deja indiferente a nadie. Abrieron con “Dendrofil For Yggdrasil” y el single “1985” con un Hjelvik ataviado con su máscara de búho. Fue uno de los conciertos más salvajes del festival y para muestra los crowdsurfings constantes entre el público, cosa que alteraba sobremanera al personal de seguridad, que parecía estar poco enterado de lo que significa trabajar en un evento de estas características. Con el simple hecho de que alguien se subiese a hombros en mitad de la audiencia ellos ya se subían en las barreras para darle ráfagas con la linterna y tratar de que se bajara.

Creemos que esto es excesivo en un festival de metal y que debería ser “revisado” de cara a próximas ediciones. También deberían tener en cuenta la actitud chulesca y negativa de algunos trabajadores de seguridad que se quedaban con las púas que lanzaban los artistas dando una excusa “barata” a los pobladores de la primera fila para después ponerlas a la venta en plataformas como Wallapop. Rogamos a Download Festival que tome medidas contra esto, porque mata el ambiente, pone de mala leche a los asistentes y estropea la magia de un buen festival.

kvelertak

Dicho esto volvemos a Kvelertak, que firmaron una actuación memorable con todos sus miembros dándolo todo en el escenario. Mención especial a Bjarte Lund Rolland, que toca la guitarra sin púa. Interpretaron temazos como “Blodtørst” o la que le da nombre a la banda, “Kvelertak” con la que normalmente terminan sus actuaciones, en este caso entre grandes ovaciones y aplausos.

Volvíamos de nuevo al Main Stage 1 donde todo estaba preparado para que saliera a escena otra de las bandas más esperadas de la jornada, también procedentes de tierras escandinavas, In Flames. Al igual que con Linkin Park en la primera jornada, los asistentes tenían sentimientos encontrados con respecto a la banda, ya que en los últimos años han modificado su sonido sensiblemente, y para muestra está “Siren Charms” que ha pasado sin pena ni gloria por el panorama musical y por el directo de la formación, ya que solo conservan un tema en su setlist (“Paralyced”). Los de Göteborg se presentaban con algunas nuevas caras como la de Joe Rickard a la batería o Bryce Paul (de la banda de pop-rock Ivers) al bajo -aunque este último no es miembro fijo de la formación y solo lleva con ellos desde principios de mayo-, así como con un nuevo teclista.

Presentaban su nuevo trabajo “Battles”, que se acerca un poco (muy poco) a lo que fueron en algún momento y que está más en consonancia con los trabajos que la banda lanzaba hace algunos años. Sonarían 4 cortes de este último CD: “Wallflower”, “Before I Fall”, “The End” y “The Truth”. El resto del concierto fue un repaso variado a su discografía desde el año 2000 hasta ahora. Momentazo el vivido en el tramo en que sonó “Only For The Weak” seguido de “Cloud Connected”, donde el público de todo el recinto saltaba como si fuera a tocar el cielo.

El concierto terminaba con “Take This Life”, para la que Anders Fridén nos pidió que hiciéramos dos circle pits, uno a cada lado de las barreras. Dicho y hecho, la obediente audiencia del Download Festival se puso a ello. Tras ese momento de euforia la banda se despedía y Bjorn, Joe y Niklas lanzaban púas y baquetas a diestro y siniestro.

In Flames - Rubén G. Herrera

In Flames – Rubén G. Herrera

Mientras muchos de los asistetentes ser agolpaban en el Main Stage 2 para ver a Ministry nosotros nos dirigíamos al escenario 3 para ver el show especial de Apocalyptica que conseguía llenar la zona. Rememoraban el que fue su primer trabajo, “Plays Metallica By Four Cellos” en el que hacían covers de la famosa banda de San Francisco con el aliciente de que solo usaban cuatro violonchelos y una batería. Han pasado ya más de 20 años desde aquella grabación y ahora podíamos volver a ver en directo semejantes piezas que a todos los que nos congregábamos frente al escenario nos sonaban y que como no podía ser de otra manera coreábamos. Metallica siempre es una apuesta segura.

El disco ha sido reeditado y se le han incluido tres bonus tracks, de los cuales pudimos escuchar dos: “Seek And Destroy” y “Battery”. También sonaron “Enter Sandman”, “Master Of Puppets” o “For Whom The Bell Tolls”. Cabe destacar la presencia de Antero Manninen, que no es miembro oficial de la banda, ya que milita en la Filarmónica de Helsinki, pero que si lo era cuando se lanzó “Plays Metallica By Four Cellos”.

Eicca Toppinen nos comentaba que volverían pronto a España, que estuviéramos atentos y eso haremos. ¡Os esperamos chicos!

Mientras en el Main Stage 1 Tom Morello y los suyos, Prophets Of Rage ponían patas arriba el festival, nosotros aprovechábamos para reponer fuerzas en la zona de restauración y más tarde acercarnos de nuevo al escenario 3 para presenciar el final del concierto de Suicidal Tendencies.

Hay que decir que un concierto de ST, como les gusta hacerse llamar, es toda una fiesta para los amantes de los pogos, moshpits y derivados. Presentaban nuevo trabajo –“World Gone Mad”– con la presencia de Dave Lombardo (ex Slayer) en la batería. Llegaron a subir a una 15-20 personas del público en el escenario para que hicieran un pogo mientras ellos interpretaban algunos de sus cortes. Mike Muir estaba loco, de un lado a otro del escenario valiéndose de Ra Diaz (bajista) para que hiciera de intérprete -ya que es hispanohablante- de sus arengas hacia el público.

Una pena (o no) que coincidieran con los cabezas de cartel del día, aunque bien es cierto que de no ser así podría haberse liado muy parda en la zona de los escenarios pequeños.

Suicidal Tendences - Rubén G. Herrera

Suicidal Tendences – Rubén G. Herrera

Tras su concierto y después de tres intensas jornadas de música, sol y calor, nos retiramos con buenas sensaciones -mejores de lo esperadas- y con ganas de repetir en 2018 eso sí, esperando que se mejoren algunas cosas.

Long Live Download!

  • Texto: Alex Márquez, Selene de Tracia, Salud Moreno