El pasado jueves 9 de julio nos encaminábamos a La Roda de Andalucía, un pueblo de la provincia de Sevilla de unos 4.000 habitantes ubicado en el corazón del sur. Íbamos ilusionados y dispuestos para tres días de fiesta al Acordes de Rock, un festival que ha celebrado este año su primera edición y que la verdad, prometía bastante.

Lo que más nos gustaba de este festival es que, además de ser un evento benéfico (a favor de la Asociación Española Contra el Cáncer), en su cartel se conjugaban tanto grandes bandas consagradas del panorama español (Ángelus Apátrida, Saurom, Noctem) con otras que sin tener tanto renombre llevan una trayectoria bastante interesante, como Exodia o Vikingore. A eso se sumaba la oportunidad de poder ver a Death Angel y la mezcla de bandas tanto jóvenes como antiguas y de estilos, que conformaban un cartel bastante interesante.

Más de treinta horas en una tierra en la que no siempre podemos disfrutar de grandes eventos como éste. Sin embargo al llegar nos invadió una sensación de desazón al ver la poca afluencia, pese al magnífico cartel, la buena zona de acampada y la gran promoción que se le ha hecho a este festival por parte de todos los medios.

Al ser la primera edición del festival y teniendo en cuenta que la organización corría a cargo de un grupo de jóvenes con bastante buena voluntad aunque quizá con no demasiada experiencia, podemos decir que el festival trascurrió con normalidad, pero eso si con bastantes aspectos que pulir de cara a ediciones futuras.

Estas son algunas de las puntualizaciones que creemos importantes:

  • Se echaba de menos un poco de énfasis en la marca en sí del festival. No hubiera estado de más algún telón en el escenario con el logotipo o en las barras. Se echó de menos una camiseta oficial en el puesto de merchandising para deleite de los coleccionistas, aunque al menos pudimos llevarnos el vaso oficial del festival.
  • Como ya han apuntado muchos de los asistentes a través de las redes sociales, se debería haber dotado de baños la zona de conciertos, ya que estos se encontraban ubicados en un pabellón municipal hasta el que había que darse un paseo bajo el sol abrasador.
  • Se echó en falta un poco más de organización en la zona del escenario y backstage, ya que allí se mezclaban tanto los miembros de la prensa como los músicos, así como los trabajadores de las barras, personal de la organización y demás personal autorizado. Todos tenían acceso a todo y eso, aunque es muy positivo y facilita mucho el trabajo, podría ser peligroso en ediciones venideras si la afluencia es mayor que la de este año.
  • No había seguridad en el foso, es decir, ninguno de los guardias de seguridad del evento estaba pendiente del foso de fotógrafos y de quien estaba o no en él. Tanto es así que en varios conciertos hubo intrusos que saltaron y estuvieron viendo el concierto dentro, bailando y en definitiva, obstruyendo la labor de los fotógrafos.
  • La iluminación, aunque medianamente potente, no estaba bien distribuida, de tal manera que los músicos cuyo sitio era en los extremos del escenario, estaban la mayor parte del tiempo sin iluminar. Tampoco había luz frontal, por lo que cuando alguno de los intérpretes se subía a un altavoz para estar más cerca del público estaba totalmente a oscuras. Además en el transcurso de los conciertos había intervalos de 15 o 20 segundos totalmente a oscuras que en algunas ocasiones coincidían con momentos importantes del show, que quedaba de esta manera desmerecido. No había comunicación clara entre los técnicos del escenario y los de la mesa de luces; por ejemplo Guillermo Izquierdo de Angelus Apatrida tuvo que pedir varias veces que le quitaran las luces espectroscópicas (que estuvieron una canción entera), ante lo que el técnico del escenario respondía que él no podía hacer nada, que tenían que ser los otros. Más de la mitad del concierto de Zenobia fue con una iluminación fija, con los focos laterales apagados y parte de los cenitales también apagados, de tal manera que solo estaba iluminado Hache -el bajista- y en parte Jorge Berceo, pero el resto del grupo no. En definitiva, el iluminador no hizo bien su trabajo y demostró un desconocimiento importante sobre la iluminación de un festival de rock y metal. El hecho de que el escenario estuviera totalmente al descubierto hacía que los artistas pasaran las de Caín para aguantar una hora encima del escenario durante las hora de calor y que además la luz fuera complicada e ingrata a medida que caía el sol. Todo esto repercute directamente en la calidad de las fotografías que se pueden hacer.
  • El calor en las primeras horas de cada día era insufrible. Se agradecería en ediciones venideras que las actuaciones comenzaran más tarde.

Sin embargo no va a ser malo todo lo que digamos de este festival, lógicamente, por que no lo fue para nada. También hay aspectos muy positivos que nos gustaría resaltar:

  • El personal de las barras, merchandising y tickets derrochaban simpatía cada vez que nos tenían que atender y nos hicieron sentir como en casa en los tres días que convivimos con ellos.
dinero acordes

Dinero del Acordes de Rock

  • Las bebidas y la comida estaba a un precio muy asequible. Además cada día había un plato especial en la barra de la caseta municipal y litros y litros de refrescante gazpacho.
  • Los grupos salían al escenario muy contentos con el trato y con formar parte del nacimiento del festival y eso se notó en todas las actuaciones.
  • El sonido fue muy bueno durante los tres días de festival.
  • Hubo muchos niños en el festival, lo cual demuestra que el Acordes de Rock es un sitio a donde podemos llevar a nuestros hijos sin problema.

Pasamos ahora a relatar el desarrollo de los acontecimientos:

Cuando llegamos el primer día eran las nueve en punto, por lo que no pudimos ver las actuaciones de Eteddian y Arkhya (ganadores de la batalla de bandas) ni Rancor. Handful of Rain se cayeron del cartel así que llegamos justo a tiempo para poder disfrutar del espectáculo de Dimera, que abrieron con su tema “Veisalgia”. Los malagueños de la vecina localidad de Alameda nos transmitieron toda su rabia con temas como “Rebelion”, “Cuerpo a cuerpo” e incluso una versión de Lamb of God, del tema “Walk with me in hell”, terminando con las potentes “Honor” y “Desahucio”, que tocaron seguidas y en las que pudimos ver algunos pogos. No había demasiada asistencia pero el poco público que se encontraba ante el escenario estaba bastante animado.

Dimera@Acordes de Rock 2015

Dimera – Alex Márquez Photo

A las diez en punto, tras prepararlo todo salían a escena los sevillanos Vikingore, una actuación de las que prometían. Ya estaba anocheciendo, por lo que se encendieron las luces del escenario. Con el personal bastante contento los vikingos hispalenses comenzaban con “Ymenmir’s Disembowelment”, “The Wrath”, “Red Fog” y “Forgotten by the Gods”, temas de su último trabajo, “Wolves in Battlefront” (2013). Llegados a este tema Ángel, el vocalista de la formación nos enseñaba el estribillo para que lo pudiésemos cantar con él. Tras “The Undead’s Rising” llegaba la hora de dedicar unas palabras a todos los que luchan contra el cáncer, algo que harían casi todos los grupos que pasaron por este evento. Para ellos interpretaban el tema “The Witchery”, durante el que pudimos ver uno de los primeros wall of death del día – o más bien de la noche- y que suelen ser habituales en los conciertos de la banda. Ya para terminar nos regalaron el primer tema del que será su próximo trabajo, un corte titulado “Draugr: Back from the Grave”. Como siempre, una actuación de diez la de los death metaleros, en la que pudimos ver su nueva formación, que presentaron esta primavera, con Adrián Mejías como nuevo guitarra solista.

Vikingore@Acordes de Rock 2015

Vikingore – Alex Márquez Photo

A eso de las once menos cinco nos refrescábamos un poco con la intro del nuevo trabajo de Alhandal, “Balada del agua del mar”. Con sus ritmos aflamencados y árabes y un sonido muy limpio, los malagueños nos regalaron temas propios como “Mentiras y verdad” o “Jardín del Sur” junto a dos peculiares versiones: una de Medina Azahara (“Paseando por la mezquita”) y otra de Triana con la que dieron por finalizado su concierto: “En el lago”. Una muestra del mejor rock andaluz de la mano de Yiyi Vega y los suyos.

Alhandal@Acordes de Rock 2015

Alhandal – Alex Márquez Photo

Llegaba la medianoche y todos esperábamos para ver a Sacramento. Empezaban a toda máquina con “Kamikaze” para seguir con “Black Deep Rainbow”, dedicado a Ritchie Blackmore. Con todo el público cantando sus canciones, Manuel Escudero iba presentando a los integrantes de la formación cordobesa entre tema y tema. Tras “Jaula de cristal” tocaba hablar del crowfounding que está llevando a cabo el grupo para grabar el que será su segundo álbum, “Horizonte de Eventos”. “Katmandú” y “La estrella de David” ponían la nota sensible de la velada aunque de esta última la banda elegía hacer una versión un poco más enérgica en esta ocasión. Como sorpresa, los cordobeses nos presentaron un tema del que será su próximo trabajo, que entrarán a grabar el día 27 de este mes: “Rencor”. Con “A golpe de traición” y “A sangre y fuego” terminaban, pues el tiempo se acababa y faltaban varias banda por actuar.

Sacramento@Acordes de Rock 2015

Sacramento – Alex Márquez Photo

Llegaba el turno de los valencianos Ópera Magna, que comenzaban con la intro de su disco “Del Amor y otros demonios – Acto 1” y nos hicieron disfrutar con temas de este álbum y de sus predecesores, “Poe” y “El último caballero”. Con su metal sinfónico, los levantinos llenaron el ambiente de letras y melodías épicas como las de “Por un corazón de piedra”, “La herida” (esta fue muy coreada), “Un Sueño en un sueño”“Después de ti” “Oscuro amanecer”. Acababan con “El pozo y el péndulo” “Horizontes de gloria” un show muy animado en el que pudimos ver a la banda totalmente entregada a su público.

Opera Magna@Acordes de Rock 2015

Opera Magna – Alex Márquez Photo

A las dos y cuarto llegaba la hora de ver a Viga, banda mítica de los 80 de cuya formación original solo queda Chechu a la guitarra. Con una formación muy cohesionada nos hicieron pasar un rato estupendo, derrochando profesionalidad a la par que simpatía y humildad. Dieron inicio a su espectáculo con “Viejo Bar” para seguir con “La voz de tu conciencia” y “Al fin juntos”.  Sonaron también temas como “Algo me empuja”, “Corruptor de almas” y “Llama a los VIGA”.

Viga@Acordes de Rock 2015

Viga – Alex Márquez Photo

Ya hacia las tres y media y para rematar la primera jornada de festival salieron a escena los toledanos Dulcamara, que nos brindaron un cierre de jornada muy movidito que se materializó en los constantes pogos de la escasa audiencia que aguantaba para verles. La banda se encuentra todavía presentando su último disco “El Antagonista”, del que interpretaron cinco cortes entre ellos el que le da titulo al disco, “Pariah”, “La Eternidad Genética” o “Cuestión de Honor”. También pudimos disfrutar de un cover de “Demanufactured” de Fear Factory en la recta final del show que terminó con “Engranaje de Carne”.

Dulcamar@Acordes de Rock 2015

Dulcamara – Alex Márquez Photo

Al día siguiente, viernes, llegamos justo para ver la actuación de Mutant Squad. Aún no eran las siete de la tarde y la verdad que para ser viernes esperábamos más asistencia pero de nuevo nos sorprendía la falta de respuesta. Así, eramos pocos pero bien avenidos los que estábamos bajo el sol disfrutando de los cañeros temas de los gallegos, que tocaron sus temas “Overdose”, “Remember”, “The Third Eye”, “The Machine”“Rage of the Ohms” y “Mutants Will Rise”.

Desde San Fernando (Cádiz), con las voces de Gloria y Salva llegaban Guadaña, que pese a las altas temperaturas del momento consiguieron movilizar al público con su particular estilo. Acto seguido se subían a las tablas los thrash metaleros Exodia, que en la escasa media hora que tocaron -pues había que respetar los horarios- nos hicieron vibrar de lo lindo con su música (“150% Attitude” o “Wicked Seed” entre otras), incitándonos a los presentes a hacer un wall of death y terminando por todo lo alto con una versión de “Aces High” de Iron Maiden.

Ya caía el sol cuando empezaban a sonar las primeras notas interpretadas por Santelmo, la formación madrileña de heavy metal. Con la voz de Nacho Ruiz, Fran Soler a la guitarra ocupando el lugar que en su momento dejó Jero Ramiro, Luisma Hernández como bajista, Jose Paz al teclado y en la batería Jaime Olivares, el grupo interpretó temas como “Sed del viento” (de su último trabajo “Mamífero”) o “Roma a las puertas”, terminando con la pegadiza “Junio del 44” y siendo todas muy bien aceptadas por los asistentes.

Nova Era salían a las diez de la noche, comenzando su actuación con “After All” y “Wall Of Rock” y continuando con el primer single de su segundo disco: “Fight”, un tema con un sonido cercano al power metal. Fran Vázquez, su carismático cantante, supo encandilar al público durante todo el concierto, interactuando con el mismo constantemente. Sin embargo esa fue su último -o de los últimos- conciertos con Nova Era, ya que hemos sabido que ha dejado la banda. Esperamos seguir viéndole con sus otros proyectos.

Nova Era@Acordes de Rock 2015

Nova Era – Alex Márquez Photo

Ya sobre las once de la noche salían los cabeza de cartel, Death Angel, de gira por España con varias fechas. Con Mark Osegueda bebiendo constantes chupitos de su botella de Bombay Saphire, los de San Francisco nos dieron caña durante hora y cuarto, en la que sonaron temas como “Evil priest”“The dream calls for blood” (que da titulo a su último disco) o “Bored”, corte este último que no suelen tocar muy a menudo. Con el público animado y haciendo mosh pit, también cayeron clásicos como “Left for dead” y aunque hubo algunos problemas de sonido al final, pues no se escuchaba la voz de Osegueda, éste lo solucionó rápidamente cambiando de micrófono. Un detalle al terminar la sesión fue el que tuvo el bajista, Damien Sisson, que se paró a hacerse fotos con todo el que quiso.

Death Angel@Acordes de Rock 2015

Death Angel – Alex Márquez Photo

Death Angel@Acordes de Rock 2015

Death Angel – Alex Márquez Photo

Cambiando de tercio y volviendo a territorio nacional llegaba el turno de Oker, que nos habían preparado una buena ración de metal ochentero, del que no solo se dejaba constancia con el sonido sino también con la estética de sus integrantes. No faltaron temas como “Culpable”, “Prejuicio” Heavy metal”, entre las cuales Xina, la cantante, aprovechó para saludar y dar las gracias a su familia, que estaba allí presente.

Oker@Acordes de Rock 2015

Oker – Alex Márquez Photo

Siguiendo en la misma línea aunque esta vez con letras en inglés y tintes más hardrockeros venían Leather Heart, que nos deleitaron con “Black as night”,“Take my breath away” o“Destiny” en un concierto lleno de actitud.

Leather Heart@Acordes de Rock 2015

Leather Heart – Alex Márquez Photo

Cerraban ya pasadas las tres Celtibeerian, que pese a tener que luchar con algún problema técnico estuvieron soberbios en su actuación, en la que se vivió una auténtica fiesta. Los de Ciudad Real nos hicieron bailar con temas de su segundo disco, como “Unbury The Horn”, “Fields of Celtiberia”, “Kladimoi” o “Win Another Battle” pero también de su primer álbum como “Praise To The Vineyards” o “An Dro”. Como colofón final eligieron “The Great Fest” “The booze song”, canción en la que David Sánchez (Dagda) saltaba del escenario y se unía a la fiesta.

Celtibeerian@Acordes de Rock 2015

Celtibeerian – Alex Márquez Photo

Comenzaba la tercera jornada de festival, la del sábado, una jornada que nos aguardaba alguna que otra sorpresa. Llegábamos justo para ver a los ceutíes Sheilan, que tras tocar varios temas (“Locura”, “Estoy sólo” y “Nuevo Amanecer”) bromeaban sobre el calor, comparando el lugar con el infierno. Continuaban con la canción “Para toda la eternidad”, que aprovecharon para dedicar a un amigo que se les había ido hacía poco así como a su mánager y al bajista, que cumplía años. Con “Ya no puedo respirar”, en la que invitaron a cantar al publico daban por finalizada su actuación casi a las siete y media. Tras una pausa para hidratarnos nos dio tiempo a presenciar los últimos temas de Nocturnia: “Dulce Venganza”“En el silencio”, de sus primeros temas y “En busca del tiempo”.

Una de las noticias malas o sorpresas del día llegaba poco antes de la actuación de Centinela, que se caían del cartel por cuestiones ajenas a ellos según informaban en su perfil de facebook.

SnakeyeS, con Justi Bala a la guitarra, Pepe Pineda al bajo -a quien ya habíamos visto el día anterior con Nova Era-, Carlos Delgado a la batería y Cosmin Aionita como vocalista salían para presentarnos su primer trabajo: “Ultimate Sin”. Ya se notaba más afluencia de público, que por cierto le cantó el “happy birthday” a Cosmin, que cumplía años ese día. Con una voz que recordaba a la de Rob Halford, el rumano hizo alarde de todo su potencial con “Demon in your mind”“Shadow warriors” o la versión de Accept, “Metal Heart”, que fue coreada por todos los asistentes. Para terminar, la formación eligió “Down with the Devil”.

SnakeyeS@Acordes de Rock 2015

SnakeyeS – Alex Márquez Photo

Una de las bandas más aclamadas del día fue Dark Moor, que tuvieron a gran parte del público entregado desde el principio, cuando tocaron “First Lance of Spain”. A la batería pudimos ver de nuevo a Carlos Delgado, de Snakeyes, que según nos dijeron se había tenido que aprender todos los temas en tres días para que la banda no tuviera que cancelar, ya que su batería habitual no podía asistir.“Before the duel”, “This is my way” y“Love from the stone” fueron algunas de las canciones que tocaron antes de seguir con “El último rey“, una original y bella composición en español que entusiasmó a todos. Tras una ovación a Carlos Delgado y un sólo de éste, Dark Moor continuaron su actuación antes de poner el broche de oro con “The Chariot”, aunque antes interpretaron un pequeño fragmento de la “Canción del Pirata” en acústico a petición de los asistentes.

Dark Moor@Acordes de Rock 2015

Dark Moor – Alex Márquez Photo

Hacia las doce y media salían al escenario Angelus Apátrida, tras una intro de película (Regreso al futuro). El show comenzaba con “Inmortal”, que también es el inicio de “Hidden Evolution”, el último álbum de los albaceteños. En esos momentos se concentraba el mayor número de asistentes al festival. En el setlist que nos tenian preparado pudimos disfrutar de temas del nuevo disco (“Inmortal”, “End Man”, “First World of Terror” o “Serpents on Parade”), así como algunos ya clásicos de la banda como “Fresh Pleasure” (en la que los miembros del grupo surtieron de cerveza a las primeras filas), “Give’Em War” o “Blas Off”.

No faltaron los momentos de protesta con dedicatoria incluida a nuestros políticos en temas como “Of Men and Tyrants” o “Legally Brainwashed” ni los pogos en respuesta al conciertazo que nos dieron.

A las 00:40 finalizaba la actuación de Angelus Apatrida, que prometían volver al final de la noche para hacer una actuación especial, ya que uno de los grupos encargados de cerrar la noche “se había rajado” -palabras textuales-. 

Angelus Apatrida@Acordes de Rock 2015

Angelus Apatrida – Alex Márquez Photo

Angelus Apatrida@Acordes de Rock 2015

Angelus Apatrida – Alex Márquez Photo

Los chicos de Angelus se referían a Dünedain, quienes desistieron de actuar en el festival y así lo comunicaron en su página de Facebok. Al parecer el motivo de la cancelación tenía que ver con el incumplimiento por parte de la organización de algunos de los términos acordados. Lamentablemente la banda hizo referencia en un tuit a la escasa afluencia de público, lo cual generó bastante malestar en las redes sociales y entre los asistentes al evento que se sintieron menospreciados.

Ante tal embrollo, Tony, guitarrista y líder de Dünedain publicó un vídeo en el que desmentía esas suposiciones y se disculpaba por el tuit.

Volviendo al festival, ya alrededor de la una llegaban los gaditanos Saurom para alegrarnos la noche. Entre llamaradas y confeti, los juglares nos hicieron bailar al ritmo de “La Leyenda de Gambrinus”, “El Saltimbanqui” o “Vive”. También estrenaron en directo un tema de su próximo disco, “Sueños”, llamado “Sueños Perdidos”. Como bises eligieron “La Musa y el Espíritu” y la marchosa “La Taberna”, terminando con fuegos artificiales y con el bajista haciendo crowdsurfing.

Saurom@Acordes de Rock 2015

Saurom – Alex Márquez Photo

Tras la fiesta tocaba cambiar de estilo, pues llegaba el turno de los black metaleros Noctem, una de la bandas más internacionales que tenemos en España, con nueva formación desde marzo y un espectáculo bastante visual. Durante el mismo pudimos ver a Beleth, el vocalista, con el cuerpo cubierto de sangre. Los valencianos practican un blackened death metal no apto para todos los oídos, lo cual se notó en la afluencia de público, también quizá cansado ya por la hora. Una pena ya que son una de esas bandas que no defraudan en directo.

Noctem@Acordes de Rock 2015

Noctem – Alex Márquez Photo

Eran ya las cuatro de la mañana cuando Zenobia cerraba el evento. Con hora y cuarto de concierto los de la Rioja tuvieron tiempo de repasar gran parte de su repertorio, con canciones como El sueño de un loco” (de su último disco),“La legión infernal” o “Una de piratas”. Un fin de fiesta animado que nos dejó muy buen sabor de boca.

Zenobia@Acordes de Rock 2015

Zenobia – Alex Márquez Photo

Finalmente no hubo ninguna actuación especial ni jam session, pero la verdad, después de tantas horas de buena música en directo y siendo la hora que era, creo que nadie lo echó de menos.

En definitiva, Acordes de Rock es un festival joven y que además abandera una buena causa, es un fetival que acaba de nacer y como tal aún tiene mucho por andar pero nos ha hecho disfrutar y desde Metalsound esperamos volver en ediciones venideras.