Un whisky, una cerveza o una copa de vino tinto. Eso sí, avalada por tu grupo favorito para sentir el heavy hasta en el estómago.

Nadie pone en duda que el Jack Daniels es la bebida heavy por antonomasia, seguido muy de cerca por la cerveza (según gustos y bolsillos) y las bandas de metal han sabido sacar provecho de nuestra afición por el alcohol, plasmando su logo en la etiqueta de muchas de estas botellas. Enumerar a todos los grupos que han tomado esta iniciativa nos llevaría días, pero aquí os apuntamos algunos.

maidensinfondo

 

Sin duda, uno de los casos más exitosos ha sido el de la cerveza Trooper, que recientemente cumplió un año y fue la bebida oficial del último Sonisphere. Originalmente, se les propuso a Iron Maiden prestar su nombre a un vino, pero Bruce Dickinson se negó, ya como buenos británicos lo suyo era la cerveza. Y así, bajo el amparo de Robinsons Brewery, el propio Dickinson colaboró en la creación de una cerveza al más puro estilo de las Ale británicas.

acdcsinfondoOtros grandes que también cuentan con su propia cerveza son los australianos AC/DC, en este caso, una Pilsner alemana. Pero estos no se conformaron sólo con una rubia, sino que además, tienen una bebida energética con su nombre y nada menos que cuatro vinos, cada uno de los cuales lleva el nombre de uno de sus potentes éxitos. Así que si lo vuestro es la uva fermentada, podréis elegir entre “Hells Bells”, un sauvignon blanc de Nueva Zelanda; “Back in Black”, un tinto shiraz de las zonas cálidas de Australia; “Thunderstruck”, chardonnay; o “Highway to Hell” un cabernet sauvignon con aroma de casís, pasas y ciruelas negras. Vamos, que podríais llenar la bodega solo con AC/DC.

Por supuesto, Lemmy Kilmister, uno de los grandes aficionados al alcohol duro (aunque ahora haya tenido que pasarse al moscatel) no iba a dejar pasar la oportunidad de ponerle el nombre de su banda a una serie de bebidas espirituosas. Motörhead, como era de esperar, fueron a por lo fuerte: un vodka de la región de Sörmland en Suecia. Pero, no contentos con eso, también tienen una cerveza a su nombre, y dos vinos. La Motörhead Bastard Beer es una Pale Lager también sueca, mientras que sus vinos son un tinto shiraz y un rosé, ambos del sur de Australia y con los originales nombres de “Motörhead Shiraz” y “Motörhead Rosé

¿Seguís con sed? Pues ahora os ofrecemos una copa de Doro Hero, un Cava Brut Reserva de la reina alemana del heavy metal, elaborado en la parte aragonesa de la Región del Cava. Doro, que parece aficionada a las bodegas españolas, también ha prestado su nombre a “Doro Herzblut“, un vino tinto aragonés de garnacha centenaria.

Podríamos seguir durante días, pero la resaca sería difícil de sobrellevar. Amon Amarth, sorprendentemente no tienen ni cerveza ni hidromiel, pero sí su propio shiraz; también lo tienen Blind Guardian y Slayer un cabernet sauvignon; Kiss, una cerveza; Hammerfall lanzarán su propio whisky de malta aprovechando el lanzamiento de “(r)Evolution”; y ya os contamos que Grave Digger apostó por un vino alemán. En fin, que la lista es infinita. Y si además queréis ponerle la guinda al pastel, podéis guardar las bebidas en una neverita Marshall, que no sólo tiene forma de amplificador, sino que está construida con auténticas piezas de uno de éstos.

Así que ya sabéis, si tenéis que hacer un regalo, reponer vuestra bodega o queréis apostar por algo distinto en el botellón del próximo fin de semana, aquí tenéis una larga lista de ideas. Y es que no hay mejor forma de brindar por el metal que haciéndolo con los grandes.