El pasado viernes día 4 Sevilla recibía la visita de un icono del heavy metal con su banda paralela. Hablamos de Steve Harris y su British Lion.

Habían pasado algo más de dos años desde la última visita de British Lion a la capital hispalense, no así desde la última vez que Harris pisara suelo andaluz, ya que pudimos verle este mismo verano con su banda madre Iron Maiden en el olímpico de La Cartuja, una cita sin duda inolvidable, como casi todos los conciertos de la doncella.

El combo británico se completa con Richard Taylor a la voz, Graham Leslie y David Hawkins en las guitarras y Simon Dawson en la batería, músicos desconocidos, al menos fuera de su país, pero que dan perfectamente la talla en el escenario, junto a un incombustible Harris que es uno más, sin pretensiones ni tonterías de “estrellita del rock”.

Richard Taylor (British Lion) - Alex Marquez Photo

Richard Taylor (British Lion) – Alex Marquez Photo

En la cola de entrada se palpaba la decepción de muchos  de los asistentes por no poder ver finalmente a Voodoo Six como banda invitada, algo que al parecer no estaba nada claro en el anuncio de la gira y que dio lugar a malas interpretaciones por parte de la audiencia.

Al que sí veríamos aunque en la mesa de sonido fue a Tony Newton, bajista de Voodoo Six, que además es técnico de sonido de British Lion y de Iron Maiden -al final todo queda en familia-. No sería la única persona del staff de Maiden que veríamos entre los trabajadores de la banda; también estaba el encargado de vigilar a los fotógrafos.

Con algo menos de media hora de retraso con respecto a la hora fijada, salía al escenario el león británico escalonadamente, siendo el último aparecer Steve Harris. Hay que decir que la maquinaria de esta banda funciona con la precisión de un reloj suizo en todos los aspectos, tanto en la estructura de los temas y su puesta en escena como en los gestos del mítico bajista hacia la audiencia, algo muy probablemente fruto de la amplia experiencia de éste en la industria musical y del espectáculo. Así por ejemplo no pudimos ver la característica pose del “bajo ametralladora” hasta el final del tercer tema, momento en que los fotógrafos salen del foso. Tampoco Harris dirigió ninguna palabra al público, ya que esa labor recaía en Richard Taylor. Después de cada tema Harris se acercaba a un pequeño atril donde tenia un bote de refresco con pajita y lo que parecía un afinador electrónico, dejando todo el protagonismo a sus compañeros.

British Lion - Alex Märquez Photo

British Lion – Alex Márquez Photo

En esta gira la banda presentaba nada menos que seis temas nuevos para un posible nuevo álbum del que hasta la fecha no ha habido anuncio oficial. También pudimos ver un nuevo telón cuya imagen protagonista (¿posible portada?) podía verse también en una de las camisetas de esta gira en el puesto de merchandishing. Además detrás del publico podíamos ver como un operador de cámara grababa algunos de los temas de la banda, lo que nos hacía pensar en un posible nuevo videoclip en directo o, ¿por qué no? un DVD.

Así, sonaron “Father Lucifer”, “The Burning”, “Spitfire”, “Bible Black”, “Guineas and Crowns” y “Last Chance” por primera vez en directo en España intercalados con temas ya conocidos como “This Is My God” o “The Chosen Ones”, para terminar el concierto con “Judas” y dar paso a los bises, no sin antes efectuar el ya tradicional lanzamiento de muñequeras al público y reposición de las mismas. Terminarían el concierto con “Let It Roll”, cover de UFO -banda importante en las influencias de Harris y de Iron Maiden- y la casi popera “Eyes Of The Young”.

British Lion - Alex Marquez Photo

British Lion – Alex Marquez Photo

British Lion ha demostrado que está en forma y que va haciendo poco a poco una batería de fans importante, pero eso sí, hay que destacar que buena parte de la audiencia allí congregada muy posiblemente lo hacia por la expectación que genera el tener a una figura importante de la historia del heavy metal y uno de los músicos más reconocidos al bajo a tan solo unos metros de distancia e incluso poder hacerse una foto con él tras el concierto, algo a lo que Harris se presta valiéndose de sus asistentes, que organizan una cola para firmas y fotos con él y algunos miembros de la banda.

Una noche especial, de rock y mucha lluvia en la capital andaluza.