La agrupación de metal progresivo afincada en Londres, Haken, nos trae un nuevo disco, bajo el título de “Affinity“, demostrando que detrás de toda la técnica que engloban, todos y cada uno de los miembros de la banda, hay canciones redondas, hay melodías e incluso sencillez.

En este, su cuarto álbum, se puede observar una gran influencia del rock progresivo de los 80, sobre todo de las sonoridades de discos como “Three of a Perfect Pair” de King Crimson, “90125” de Yes, o el cuarto trabajo de Toto. Todo este influjo se apodera de temas como “1985“, en el que aparecen partes con bases rítmicas electrónicas muy cercanas a las baterías de Bruford.

Pero esa influencia de los 80 en los sintetizadores y tambores digitalizados vienen recargados con otras sonoridades más cercanas al djent, tan practicado por tierras escandinavas, con unos grabes y unos compases que nos llegan a recordar el aura de Opeth y en otras ocasiones a Mastodon. Toda esta mezcla no viene más que a enriquecer el contenido del disco y aproximar su propuesta, de una manera coherente, a un público de muy amplias generaciones.

Si “Initiate“, al inicio del disco, viene a ser una representación global del álbum, y la anteriormente mencionada rememora épocas vintage fusionándolas con las sonoridades oscuras más contemporáneas, es “The Architect” el tema cumbre de la grabación. Una canción que comienza a sonar después de la pausada y melódica “Lapse“, donde las voces claras de Ross Jennings son el eje central, en “The Architect” se apoya en las desgarradas cuerdas vocales de Einar Solberg, vocalista de Leprous. Sinfonía, técnica, delicadeza y fuerza se fusionan en un tema de más de 15 minutos que pasa como un suspiro.

A diferencia del modo compositivo de discos anteriores, en los que  Richard Henshall (guitarras/teclados/coros) creaba las bases de las canciones y luego terminaban de elaborarse en el local, en este  último trabajo todos los miembros han estado al mismo nivel compositivo desde el inicio creativo. De ahí el título de un disco en el que todos los componentes han conectado con la música codo con codo.

A pesar de que toda esta tarea compositiva les llevó alrededor de un año, la grabación se gestó en unas pocas semanas de diciembre del año pasado, contando, una vez más, con Jens Bogren de Fascination Street Studios (Opeth, Devin Townsend,…) que para ellos ha superado todas las expectativas y que claramente se puede corroborar tras una primera escucha.

Es un disco de canciones en sí mismas. Cada una tiene un aspecto, una textura, un ambiente diferente, pero “todo va unido por un tema, el hecho de como todos estamos interconectados en un sentido literal y abstracto a la vez. Y este título, “Affinity” se puede referir tanto una conexión entre todos los seres vivos o de nuestros ancestros como, desde una perspectiva global de la naturaleza humana, se ve reflejado en sus relaciones personales”. Así es como lo explica Charlie Griffiths (Guitarra).

Tenemos ante nosotros una obra que reúne influencias de D. Theater, Robert Fripp o Frank Zappa, sirvan de ejemplo varias partes de “Earthrise“; del progresivo de los 70’s, donde también se rinde un homenaje a los ecos jazzísticos más rockeros de los 80’s cargándose de estribillos épicos por doquier. Una obra que, además, contiene momentos bizarros como “Red Giant“, que dan un respiro y otra perspectiva al disco, enriqueciéndolo aún más con su apertura de miras. Una obra que ofrece largos momentos de metal al estilo black escandinavo, con protagonistas de la escena a pie de micro en “The Architect” o, incluso, instantes de dubstep en los teclados con temas como “The Endless Knot“. Un disco que, sin ser una obra conceptual, posee una introducción, un nudo y un desenlace estructural sonoro que hacen fluir la escucha.

El disco se ha editado tanto en cd como en vinilo y, a su vez, existe un segundo disco en versión instrumental para todos aquellos curiosos de lo que hay debajo de las líneas vocales. Una especie de versión karaoke. La carátula decorada con un trabajo minimalista y brutalista de la mano de Blacklake, vuelve a rememorar esa estética ochentera de álbumes como los de la etapa de Belew en los K. Crimson de Fripp.

Si con “The Mountain” habían llegado a su momento cumbre, con “Affinity” logran ir un paso más allá manteniéndose en el pico de su carrera, atisbando nuevos y abiertos horizontes.

  • Tracklist:
  1. Affinity.exe
  2. Initiate
  3. 1985
  4. Lapse
  5. The Architect
  6. Earthrise
  7. Red Giant
  8. The Endless Knot
  9. Bound By Gravity

Texto: Javi Galeano