Resurrection Fest, el festival gallego por excelencia, confirmaba ayer por sorpresa una nueva banda que se une a su cartel. Se trata de los suecos Adhesive, que hace unos meses se reunían después de quince años de parón.

Así lo anunciaba la organización en sus redes sociales:

Tras separarse en 2002, la formación original de Adhesive con Mathias, Micke, Geir y Robert se reúne este año con un único objetivo: reunir dinero para fines benéficos. La banda donará todo lo recaudado a una o más organizaciones benéficas involucradas en ayudar a los refugiados y víctimas de conflictos.